La malnutrición infantil en tiempos de escasez y altos costos

474
Para el especialista, un estilo de vida saludable se fundamenta en la alimentación, la actividad física y una actitud mental positiva. (Foto/Jorge Castellanos)
Para el especialista, un estilo de vida saludable se fundamenta en la alimentación, la actividad física y una actitud mental positiva. (Foto/Jorge Castellanos)

En tiempos de escasez y altos costos, la alimentación del venezolano se ha vuelto deficitaria y son los niños, quizás, los más afectados con la restricción en la dieta diaria. Según la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura -FAO-, Venezuela fue el país del continente que experimentó la mayor alza en malnutrición en Sudamérica, entre 2014 y 2016.
La FAO agrega en su informe que una de cada tres personas sufre de malnutrición, y la población más vulnerable son los niños menores de cinco años. Y es que, a diferencia de lo que muchos piensan, la malnutrición no solo se da por déficit de alimentos (desnutrición), sino también por exceso (obesidad, sobrepeso).
“Y no depende únicamente de la cantidad de los alimentos ingeridos, sino también de la calidad de los mismos, la disponibilidad económica y biodisponibilidad, políticas financieras de los países, métodos de cocción, cambios climáticos, entre otros. La malnutrición es más un problema político, que nutricional”.
De acuerdo con el nutricionista pediátrico, Larry Navas, son seis grupos de alimentos que los niños deben consumir de manera diaria: Lácteos y sus derivados (leche, yogur y queso), frutas, vegetales, almidones (granos, pastas, arroz y pan), carnes y las grasas.
—Los niños deben hacer tres comidas principales, variadas y balanceadas, y tres meriendas nutritivas, para un total de seis comidas al día. En el almuerzo y la cena deben consumir de esos seis grupos de alimentos y en el desayuno, por lo menos tres. Además, deben tener un horario: Desayuno, 6:30 de la mañana; merienda, 10 de la mañana; almuerzo, de 12 a 1 de la tarde; merienda a las 4, cena a las 6, y a las 8:30 de la noche su merienda, antes de dormir—.
Aun cuando para la mayor parte de la población hacer seis comidas al día es prácticamente imposible, Navas resaltó la importancia de la alimentación para el desarrollo y crecimiento de los niños, a fin de que el cerebro y el desarrollo físico alcancen su potencial máximo.
En ese sentido, presentó una serie de alternativas que permiten obtener una alimentación variada y de calidad, en aras de generar hábitos alimenticios saludables en los pequeños.
—Aunque es difícil sustituir la carne, el huevo es una proteína de alto valor biológico que podemos combinar con otros alimentos. La ración para un niño es un huevo diario, tres veces por semana. Otra opción son los granos que, combinados con arroz o pasta, constituyen un alimento bien nutritivo—.
En el caso de los lácteos, indicó que la leche de vaca sale más económica que la leche en polvo, y si se toman las medidas adecuadas, como hervirla, es una buena alternativa. El queso –preferiblemente blanco, que es más económico-, puede sustituir la leche y el yogur, y tiene lactosa, grasas y calcio.

Es recomendable que los niños consuman alimentos naturales, antes que los prefabricados, debido a la cantidad de azúcar que tienen.

Con respecto a los vegetales y las frutas, dijo que se deben ingerir todos. “En comparación con otros estados, en el Táchira todavía hay verduras accesibles. No son baratas, pero sí hay posibilidad de adquirir una o dos diferentes. Lo que se recomienda para abaratar costos es comprar lo que esté de cosecha. Si es fruta, hacerla en merengada, jalea, jugo o entera; y si es vegetal, en sopa, ensalada o cocido”.
En cuanto a los lactantes, recomendó la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, e invitó a las nuevas madres a prescindir de la leche de fórmula, que además de difícil de conseguir, es muy costosa.
—Las madres no deben alarmarse si no pueden comprar el Nestún o Cerelac para el tetero de los niños, también puedan alimentarlos con avena, maicena o cebada. Igualmente, si no tienen harina para prepararles una arepa, pueden darles plátanos cocidos; en el caso de la leche, puede sustituirse por yogur, o este por el queso—.
Las meriendas deben incluir alimentos nutritivos y evitar que ingieran refrescos, bebidas instantáneas y golosinas. Citó, como ejemplos de meriendas nutritivas, cereal con leche y cambur, merengada de frutas con torta casera, ensalada de frutas y galletas integrales, empanada de queso con leche o jugo de fruta natural, helados de frutas naturales, gelatina o quesillo.
Repercusiones graves a la salud
Una inadecuada alimentación trae repercusiones graves a la salud, como obesidad, la malnutrición y la diabetes, entre los principales trastornos, explicó Navas. En efecto, en las consultas detectan con frecuencia niños con bajo peso y baja talla, sobrepeso, obesidad, así como enfermedades crónicas no trasmisibles (diabetes, dislipidemia, hipertensión arterial).
—Esas enfermedades son reversibles si se diagnostican de manera precoz y se tratan de manera oportuna. En el niño se pueden revertir. Le controlas peso y alimentación, y desaparecen. La clave de la salud de un niño es la nutrición, y la salud va a depender de la alimentación. Por ello, hay que educar a la población, ahí está la clave de todo—.
En el Centro Especializado de Salud Escolar “Dr. JM de los Ríos”, que funciona en la Escuela Técnica Industrial “Eleazar López Contreras”, de lunes a viernes, atienden de manera gratuita a más de 400 mil niños de las unidades educativas nacionales, estadales y municipales del estado.
—Ofrecemos atención médica integral, preventiva y asistencial a los estudiantes de todo el Táchira, con el objetivo de realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento inmediato de las diversas patologías agudas y crónicas que presentan los niños y adolescentes entre 3 y 12 años—informó Navas, quien coordina este centro, el primero en Venezuela.
Además dictan talleres de capacitación a niños, padres y docentes, sobre cómo cuidar la mente y el cuerpo, la infancia y su visión, programación neurolingüística, entre otros.

Mariana Contreras

 

Recomendaciones

Plan Nutricional
* Evitar la utilización excesiva de aceites o grasas en la preparación de alimentos, orientar el consumo de grasas saludables con omega 3 (oliva, maíz).
* Evitar alimentos enlatados y disminuir el consumo de sal y azúcar.
* Preferiblemente, consumir alimentos naturales y frescos.
*Consumir pan, arroz, galletas, pasta y cereal integral.
* Consumir verduras, granos y frutas.
* Consumo de agua, de 6 a 8 vasos al día.
* Consumir diariamente tres comidas principales, variadas y balanceadas: y tres meriendas nutritivas, un vaso de leche antes de acostarse.

Ejercicios
Debe realizar algún tipo de actividad física o deporte por 20 o 30 minutos, por lo menos tres veces a la semana.

Modificación de hábitos
* Comer lentamente, tomar un bocado a la vez, masticar y deglutir lentamente.
* Disfrutar la comida, degustar sabor, textura y olor.
* Evitar la televisión y los videojuegos más de dos horas al día.
* Crear una actitud mental positiva hacia la cantidad y calidad de los alimentos saludables a consumir.
* Enséñele buenos hábitos de alimentación, para que persistan durante toda la vida.
* Fomentar la armonía y los buenos hábitos en la mesa ayudará en la formación de la personalidad del niño y el adolescente.

 

Menú tipo

7 a 8:30 a.m. 2 rebanadas de pan integral + queso blanco o cereal + 1 vaso de leche o yogur
10:00 a.m. Fruta
12 a 1:00 p.m. ½ taza de sopa o ½ taza de granos o pescado, pollo, carne roja o huevo + ensalada 1 a 2 tazas + ½ taza de arroz integral
4:00 p.m. Fruta
6 a 7:00 p.m. Pescado, pollo o carne + 1 rebanada de pan o galleta integral + ensalada 1 taza
8:30 p.m. 1 vaso de yogur o leche

Compartir
Artículo anteriorNoche de Ronda
Artículo siguienteRusia, dictadura disfrazada