(Imagen: El Nacional)

Las personas que se congregaron en Chacaíto para apoyar a la Asamblea Nacional en su protesta contra el gobierno del presidente, Nicolás Maduro, fueron testigos de la historia de esta madre, que junto a sus dos hijos, cumplía un mes viviendo en la calle; narra El Nacional.

“Me convertí en lo que tanto criticaba. Como mujer, me siento fracasada. Yo esto lo criticaba, pero Dios castiga sin capa y sin espada. Mira lo que me ha tocado hacer por la situación del país; debo pedir para darle alimentación a mis hijos”, dijo con lágrimas en los ojos la mujer de 30 años mientras contaba cómo empezó a pedir dinero para darle de comer a sus hijos en lugar de trabajar.

(Imagen: El Nacional)

Días atrás había sido víctima de quienes se suponen deben cuidar al pueblo, la Policía Nacional Bolivariana, quienes al no recibir la “vacuna” que pedían por dejarlos vender en las calles del bulevar de Sabana Grande decidieron romperle los dos termos de café y una bandeja de torta con la que buscaba el sustento para alimentar a sus hijos, de ocho y dos años.

“Yo siempre digo que esto es temporal, pero con la situación del país creo que esto va para rato. ¿Cómo recupero yo un termo que cuesta 60.000 bolívares?, no puedo”, expresó indignada mientras le daba pecho al más pequeño de sus hijos y se encontraba rodeada por la que llama su “familia de la calle”.

Tras haber recorrido varias zapaterías y locales de comida rápida de la zona entregando currículo, aseguró que no hay trabajo y que la palidez de los labios de sus hijos es lo que la lleva a resistir las humillaciones y los maltratos de los transeúntes.

Huir para tener a sus hijos

Esconderse de los policías y de los funcionarios de la Lopnna para que no le quiten a sus niños forma parte de la agonía que padece cada día esta madre.

“Me dicen que no me quieren ver más en la calle, pero cuando me citan a declarar debo ir sin los niños”, contó.

Las lágrimas y la indignación desaparecen cuando una persona le ofrece comida y puede calmar el hambre aunque sea por unas horas.