La purga contra la comunidad homosexual chechena sigue en marcha. Desde que hace poco más de un mes el diario ruso, Novaya Gazeta, destapara la persecución, las torturas y las vejaciones sistemáticas que sufren los homosexuales en Chechenia, la situación del colectivo se ha recrudecido en el país. Tanto, que muchos se han visto obligados a huir de Chechenia en las últimas semanas para buscar refugio en otros países. Así lo indica la Associated Press, medio que ha tenido acceso a los testimonios de algunos de estos refugiados.

“Estoy en estado de shock absoluto. Nunca hemos visto nada como esto”, declaró la directora de la Red Rusa LGTB, Tatyana Vinnichenko, organización que está ayudando a 40 hombres homosexuales de Chechenia que huyeron de país.

Uno de ellos es Anzor, un homosexual checheno que ahora se encuentra en uno de los refugios que la Red Rusa LGTB tiene en Moscú. Anzor fue detenido en la ciudad rusa de Argún y llevado a un cobertizo, donde permaneció 10 días siendo víctima de torturas y palizas. Los golpes llegaron a ser tan frecuentes que dejó de sentir dolor y las descargas eléctricas le provocaban la sensación de que todos sus huesos y articulaciones se rompían al mismo tiempo. Varios días después, fue liberado sin ningún tipo de explicación y huyó a Moscú, donde vive ahora escondido.

Según cuenta Anzor a AP, por lo que más teme actualmente es por la seguridad de su familia, cuyos miembros se convertirían en parias si se conoce que él es uno de los 100 homosexuales torturados y detenidos. “A veces, las familias se alejan de estas personas y algunas se deshacen de ellos”, declaró la víctima.

Precisamente, la purga de homosexuales dentro de las propias familias es otra de las terribles consecuencias de la persecución de la comunidad LGBTI chechena. Tal y como denuncia el portal LGBTQ Nation, los padres de los homosexuales chechenos están recibiendo presiones por parte del Gobierno para matar a sus hijos.

“Les dicen a los padres que maten a sus hijos”, denuncia un hombre superviviente, cuya identidad se ha mantenido en el anonimato. Según la fuente consultada por LGBTQ Nation, las autoridades llaman a las familias a que “limpien su honor con sangre” o si no “ellos (las autoridades) lo harán”.

“Siempre hemos sido perseguidos, pero nunca como ahora”, dijo el denunciante anónimo. “Ahora arrestan a todos, matan a la gente. Hacen lo que quieren porque saben que nadie les va a perseguir, ya que la orden de ‘limpiar la nación de gente como nosotros’, ha venido desde arriba”.

Frente a esta situación, las ONGs piden que los Gobiernos extranjeros concedan visados a supervivientes de esta tortura, ya que esta podría ser la única solución para salvar sus vidas. Y los mandatarios extranjeros, como la canciller Angela Merkel, también se suman a las reclamaciones para que cese esta situación.

Merkel aprovechó la reunión que tuvo con Vladimir Putin para presionar a su homólogo para que interceda por los homosexuales en Chechenia.

“Le he pedido a Putin que utilice su influencia para proteger los derechos de las minorías”, declaró la canciller. Además, remarcó durante la rueda de prensa conjunta con Putin que “ había recibido informes negativos acerca de la manera en la que se trata a los homosexuales, particularmente en Chechenia”, aseguró la política alemana.