En las calles de Caracas quedó la evidencia. Los cartuchos de las bombas lacrimógenas lanzadas por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) contra los manifestantes el sábado 8 de abril de 2017 cuando intentaban llegar hasta la Defensoría del Pueblo.

Las características de las bombas permiten identificar el tipo de gases tóxicos que el Estado venezolano está utilizando para reprimir las protestas, contradiciendo la prohibición de su uso contemplado en el artículo 68 de la Constitución. La mayoría indican estar vencidas, lo que ocasiona peores efectos sobre las personas.

Bombas-Amnistia

Gas rojo

La novedad de esta jornada fue el estallido de gases tóxicos de color rojo o rosado. Manifestantes, activistas de derechos humanos y dirigentes de la oposición denunciaron la presencia de un “desconocido” químico rosado con efectos irritantes aún más fuertes que los de las bombas lacrimógenas.

Organizaciones como Provea alertaron que podría tratarse del mismo componente de las bombas lacrimógenas pero con pigmentación rosada para “marcar” a los manifestantes.

Amnistía Internacional, que condenó el uso excesivo de la fuerza agrava la crisis humanitaria en Venezuela, instó a aclarar los componentes de estos gases lacrimógenos utilizados por los cuerpos de seguridad para dispersar la protesta.

Bomba-lacrimógena-Cavim

Cartucho lacrimógeno Cavim 

Fabricada por la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim). Hasta 2014, año en que España suspendió la venta de material antimotín a Venezuela, este modelo formaba parte del convenio de la estatal con la compañía española Falken.

Contiene CS, de color blanco, que es el más común de los gases lacrimógenos usados para estas armas no letales. Puede combinar aerogel de silicona para formar CS1 y CS2, que “incrementa su fluidez y resistencia al agua”, informa la Liga de Resistencia a la Guerra (War Resisters League). No indica fecha de vencimiento.

bomba-lacrimogena-bailarina

Granada Condor GL-310 o “Bailarina”

Es un modelo de la empresa Condor con movimientos giratorios. También fue usada durante las protestas de 2014. Pertenece a un lote importado por el Ministerio de Defensa con fecha de vencimiento octubre de 2015.

bomba-lacrimogena

Granada Condor GL-309

Diseñada para ser utilizada en operaciones de control de disturbios y combate de la criminalidad, indica el catálogo de la empresa Condor, la mayor importadora de material antimotines de Brasil.

También pertenece al lote que fue comprado a Brasil antes de 2010 por el gobierno de Hugo Chávez, con fecha de vencimiento.

Están compuestas por gas CS, el más común de las bombas lacrimógenas. En contacto con materiales de fácil combustión puede provocar fuego, dicen las instrucciones.

Bombas-comando-Capriles

Granadas APG-111

Tienen forma de granada y son de color negro. Un ejemplar fue encontrado entre los restos que produjeron el incendio en la sede del comando de Henrique Capriles Radonski el sábado 8 de abril de 2017. Forman parte del catálogo nacional fabricada bajo convenio Cavim y la española Falken.