Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Rutgers, ubicada al este de los Estados Unidos, descubrió que beber excesivamente antes de quedar embarazada podría provocar que los bebés sean más propensos a tener altos niveles de azúcar en sangre y otros cambios en la función de la glucosa; reseña Playground.

Según el medio, durante cuatro semanas los investigadores le inocularon a diversas ratas hembra, cuyo procesamiento de la glucosa es similar al de los humanos, una dieta que contenía 6,7% de alcohol. Al finalizar el experimento, los resultados revelaron que se elevaron sus niveles de alcohol en sangre hasta el equivalente a un adulto que abusa de la bebida.

Posteriormente eliminaron el alcohol de su dieta y fueron fecundadas tres semanas más tarde, el equivalente a varios meses sin consumo de alcohol en los humanos. A continuación se compararon las crías recién nacidas de las ratas alcohólicas con las pequeñas ratas nacidas de un grupo de control que no había consumido alcohol y encontraron que las crías expuestas al alcohol antes de la concepción tenían múltiples signos de funcionamiento anormal de la glucosa.

“Pese a que el estudio solo se ha hecho con animales, los resultados sugieren que los efectos del abuso de alcohol de la madre antes de la concepción pueden ser transmitidos a la descendencia. Estos cambios podrían tener efectos de por vida sobre la función de la glucosa de la descendencia y posiblemente incrementar su susceptibilidad a la diabetes”, explicó Ali Al-Yasari, uno de los coautores del estudio.

(Martín Fernández/Redacción web)