Recopilamos muchas de las ventajas que te ofrece esta simple rutina y te presentamos a continuación más de una decena de razones por las que deberías salir a caminar más seguido:

Previene la osteoporosis. Estimula y fortalece los huesos, aumentando la densidad ósea. Muy importante para combatir la pérdida de calcio.

Aumenta los niveles de energía. Ya que nuestro organismo se activa, aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a cada célula.

Elimina el estrés. Salir a caminar es una actividad que nos relaja y hace que despejemos nuestra mente. Ideal para momentos estresantes.

Fortalece el corazón. De esta forma, reduce el riesgo de sufrir de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Ayuda al cerebro. Reduce las probabilidades de demencia senil, ya que la función cognitiva se ve mejorada con pequeña caminata diaria.

Previene la artritis. Ya que el ejercicio constante ayuda a mantener en buen estado la salud de las articulaciones en piernas y brazos.

Combate la depresión. Salir a caminar es una buena terapia para prevenir y combatir la depresión, al igual que todos sus síntomas.

Aumenta la capacidad pulmonar. Lo cual nos ayuda a tener pulmones más sanos y fuertes capaces de resistir cualquier infección viral.

Previene la diabetes tipo 2. Se ha comprobado que caminar dos horas y media por semana puede reducir el riesgo de diabetes en 58%.

Tonifica el cuerpo. Sobretodo las piernas, los gluteos y los abdominales. También ayuda es excelente para reducir el tamaño de la cintura.

Acelera el metabolismo. Si lo que quieres es quemar calorías, salir a caminar 30 minutos diarios será la solución a tu problema.