Imagen: Google

Según el medio español, El País, estos cuatro productos intentan ser vendidos como muy saludables, cuando en realidad no los son:

Yogures desnatados

Los yogures desnatados de mil sabores y con los ingredientes más exóticos que podamos imaginar copan las neveras de los supermercados. Se venden como una opción más saludable que la versión entera por su menor contenido calórico y la ausencia de grasas, sin embargo, estos alimentos llevan azúcar añadido, y no en poca cantidad.

La mejor elección: el yogur natural.

Dulces y galletas sin azúcar

Ante la presión que se está produciendo en los últimos tiempos sobre el consumo de azúcar y el elevado contenido del mismo en muchos productos procesados, las marcas han optado por solucionar el problema a golpe de edulcorante, lo que les permite escribir un “Sin azúcar” en la caja y revestir así al producto de un halo de salubridad, pero siguen siendo productos fabricados con ingredientes poco recomendables (harinas refinadas y grasas de mala calidad), que desplazan el consumo de alimentos saludables como la fruta, los frutos secos o un pan integral. Además, los edulcorantes, por ser acalóricos, no son inocuos.

La mejor elección: olvida las galletas y los dulces, hazte una tostada de pan integral de calidad.

Fiambres bajos en grasa

El fiambre de pavo se ha convertido en la máxima representación del desayuno o merienda fitness. Nos los venden como algo fácil de comer, ligero y sano, pero muchos de estos tienen un contenido de carne muy bajo, de menos del 70%, el resto es fécula, almidones, azúcares, aditivos y agua. No son productos de calidad, y además entran en la clasificación de carnes procesadas que la Organización Mundial de la Ssalud aconseja reducir.

La mejor elección: La carne natural, no procesada. Una pechuga de pollo o de pavo a la plancha o al horno.

Cereales para cuidar la linea

Son cereales de desayuno, muy enfocados a público femenino que prometen ayudar a “cuidar la línea” o incluso a perder peso, sin embargo, al igual que la mayoría de cereales de desayuno, son muy ricos en azúcar, suelen rondar el 15-20% de azúcar añadido y llevar solo una parte de integrales. Referencias que no se venden con esos reclamos publicitarios y son mucho más baratas, como unos Corn Flakes, rondan en cambio el 8% de azúcar.

La mejor elección: Los cereales integrales sin azúcar añadido como los copos de avena, el arroz integral hinchado o cereales en copos tostados sin azúcar.

(Martín Fernández/Redacción web)