El cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; en 2012 se le atribuyeron 8,2 millones de muertes, según cifras de la Organización mundial de la Salud. Son múltiples las formas en las que se manifiesta; y aunque algunos visionarios se atreven a ponerle fecha a su fin, esta patología sigue siendo uno de los principales retos de la investigación médica. Anuncios como el de que cada vez se está más de cerca de hallar su cura definitiva son recibidos con escepticismo y cautela por parte de los oncólogos.

Los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama. Según cifras de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), el año pasado se registraron 51.945 casos de cáncer, y 25.674 venezolanos fallecieron a causa de esta enfermedad. Este número significó un incremento de 3,25% con respecto a la cifra de mortalidad en 2015 (24.864), y de 11% en relación con las defunciones del 2013, fecha en la que murieron 23.121 personas en el país. Esta se convierte en la segunda causa de muerte a escala nacional.

Asimismo, la organización informó que el año pasado más de 1.100 infantes fueron atendidos con esta patología. “El cáncer de pulmón es el tipo más común a escala nacional, seguido en la lista por el de estómago, colon y recto. En las mujeres la enfermedad se localiza de manera más recurrente en mamas, el cuello uterino y el pulmón. Mientras que en los hombres, próstata, pulmón y estómago”, reveló la SAV y el Centro de Estadística y Matemática Aplicada de la Universidad Simón Bolívar.

Mientras que los estados con mayor crecimiento de la mortalidad son: Distrito Capital, Aragua, Carabobo, Miranda, Mérida y Vargas. Para el 2017 las proyecciones de la SAV indican que habrá 26.500 muertes como consecuencia de la enfermedad, y se registrarán 53.000 casos nuevos.

“La SAV busca impactar en la lucha contra los tipos de tal patología y procura incidir en la reducción de algunos índices expuestos en el estudio antes mencionado: la mayor mortalidad e incidencia por cáncer de mama se sitúa entre las mujeres de 45–54 años seguido por el de 55–64 años; en el caso del cáncer de próstata el grupo con mayor mortalidad son los hombres mayores de 74 años”, enfatizó esta organización.

Estadísticas generales: carga que representa el cáncer a nivel mundial

El cáncer es una de las causas principales de muerte alrededor del mundo. El número de casos nuevos de cáncer aumentará a 22 millones en las siguientes dos décadas, y más del 60 % de estos tendrán lugar en África, Asia, Sudamérica y Centroamérica; 70 % de las muertes por cáncer en el mundo también ocurren en estas regiones, de acuerdo con la OMS.

Importancia del diagnóstico temprano

Una prueba de diagnóstico temprano es la que tiene como objetivo poder tratar el cáncer en su etapa inicial, y así aumentar el porcentaje de curación en las personas. La misma está basada en diagnosticar el cáncer en una etapa temprana cuando los síntomas casi no son percibidos por el paciente.

Además, el doctor Nelson Díaz, urólog-oncólogo, explicó que la detección precoz es la búsqueda de cáncer en aquellas personas que no presentan ningún tipo de síntomas, esto incluye pasar por una serie de métodos diferentes tales como exámenes físicos, pruebas de laboratorio, imágenes y a veces pruebas genéticas.

“En la actualidad existen pruebas médicas que permiten diagnosticar a pacientes que puedan estar desarrollando cáncer, aún sin tener síntomas; lo cual no necesariamente indica que si un paciente recibe un resultado positivo, obligatoriamente tenga esta patología, sino que está en mayor riesgo de padecerlo, por lo cual se debe someter a mas exámenes que confirmen un diagnóstico”, aclaró Díaz.

El especialista señaló que realizar estas pruebas permite tratar la enfermedad en su etapa inicial, aumentando así las posibilidades de curación. “Otro punto a tener en consideración es que muchas veces el cáncer no da síntomas hasta que llega a una etapa en la cual ya no existen alternativas terapéuticas de sanación. De esta manera, lo óptimo sería poder descubrir el cáncer en su estado inicial”, señaló.

Lograr un diagnóstico temprano tiene muchas ventajas, debido a que el paciente puede recibir tratamientos curativos y someterse a procedimientos menos agresivos para el tratamiento, y con menos efectos secundarios.

 

Vía El Universal