El golpe de calor, enfermedad silenciosa

543
Imagen referencial

Los primeros síntomas del golpe de calor, que puede causar incluso hasta la muerte, pueden pasar desapercibidos para la persona que los está sufriendo o también ser minusvalorados o atribuidos a otra causa.

Los primeros síntomas en ser identificados desde el comienzo son: cansancio, dolor de cabeza, mareo, náuseas y vómitos, inestabilidad, enrojecimiento, sequedad de la piel y calambres, entre otros. Hay personas que haciendo ejercicio se someten a una fuente de calor excesiva y no perciben los síntomas iniciales.

Un síndrome al que, según explica el doctor, son más vulnerables niños y personas mayores, aunque también los pueden sufrir adultos con patologías previas o personas que haciendo ejercicio “se someten a una fuente de calor excesiva y no perciben los síntomas iniciales”.

El golpe de calor tiene una “secuencia de presentación”, pero a veces esos síntomas, según el especialista, “son minusvalorados o se atribuyen a otras cosas, con lo que, “si no se sospecha y al no tratarse, se puede llegar a un cuadro agudo y grave”. Esta situación, si no se controla a tiempo, puede desembocar en la pérdida de la conciencia, en un colapso cardiorrespiratorio y al final en la muerte.