Famoso investigador es acusado por falsificar datos

305

El investigador del cáncer Carlo Croce, que ha obtenido con sus trabajos al menos 86 millones de dólares en ayudas federales y acumula decenas de galardones a sus espaldas, está acusado por colegas de su ámbito de falsificar datos en su estudios y llevar a cabo otras malas prácticas científicas, lo que ha llevado a las revistas especializadas a cuestionar también una parte importante de sus publicaciones.

El doctor Croce, jefe de departamento en la Univesidad del Estado de Ohio y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, ha llevado a cabo numerosas investigaciones en el campo de la llamada “materia oscura” del genoma humano, también mal llamado “ADN basura”, que ha revelado clave en el funcionamiento de los genes y que abierto nuevas posibilidades en el estudio de enfermedades como la leucemia, reseña ABC.

Pero una información publicada este miércoles por “The New York Times” revela también el lado oscuro de este investigador.

Algunos científicos consideran que Carlo Croce ha exagerado las posibles aplicaciones terapéuticas de sus hallazgos y que su laboratorio se ha centrado más en revolver papeles que en valorar  los datos de los experimentos.

Pero no solo eso, en los últimos siete años ha estado esquivando un aluvión de acusaciones de falsificación de datos y otras malas prácticas, según se recoge en registros federales y estatales, quejas internas y correspondencia con revistas científicas a los que ha tenido acceso el rotativo neoyorquino.

Según este periódico, un denunciante anónimo contactó en 2013 con la universidad y las autoridades federales con acusaciones de falsificación de datos en más de 30 de los papers de la estrella de la investigación del cáncer.

Otro crítico, el virólogo de la Universidad Purdue David A. Sanders, ha alertado desde 2014 de falsificación de datos y plagio directamente a revistas científicas en las que Croce ha publicado más de 20 estudios. Para Sanders, se trata de “una temeraria desconsideración hacia la verdad”.

Notas correctoras en las revistas

A raíz de las quejas de este y otros científicos, las revistas han estado incluyendo de forma creciente avisos de problemas con las publicaciones del doctor Croce. En 2013 fueron tan solo un puñado de correcciones, enmiendas o notas de los editores, pero de ahí se ha pasado a al menos una veintena, y tres más en camino.

Estas advertencias son en muchos casos sobre manipulación inapropiada de una extendida técnica analítica de laboratorio llamada “western blot” o inmunoblot, que permite detectar proteínas específicas en una muestra y que a menudo sirve para determinar si un ensayo ha resultado un éxito o un fracaso.

Con todo, el cuestionado investigador nunca había recibido sanción alguna por su conducta, ni por el supervisor federal ni por la Universidad del Estado de Ohio, que le absolvió en al menos cinco casos sobre su trabajo o las ayudas que recibe, señala el diario que ha destapado estos hechos.

Responsables del centro universitario señalan que desconocían las acusaciones a su investigador hasta que fueron preguntados por ello por “The New York Times”, aunque ahora ha decidido estudiar si manejó aquellos casos de forma adecuado.

Un portavoz asegura que se va a establecer una revisión externa independiente, si bien precisa que eso no implica que se haya descubierto “ninguna prueba de mala práctica científica” o de otras cuestiones planteadas por el periódico.