La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) dio a conocer más de nueve muertes y 350 casos de cáncer sanguíneo por vinculación con implantes mamarios.

La FDA dijo que ahora coincide con la Organización Mundial de la Salud, que hace años llegó a la conclusión de que este tipo de linfoma puede aparecer luego de los implantes, reseña Unión Radio.

La inquietud surgió en 2011, pero la FDA dijo entonces que no había casos suficientes para determinar si existía una conexión.

El mal parece ocurrir con mayor frecuencia con los implantes texturizados en el tejido cicatrizado cerca del implante y está asociado con dolor e hinchazón que a veces aparecen años después de la operación.

La FDA dijo que no puede determinar el número de casos, pero observó que Australia ha registrado tres muertes.