Señales de que sufres de mala circulación

Señales de que sufres de mala circulación

2816
Imagen de referencia.

¿Sabías que la caída del cabello y las uñas quebradizas, además de al estrés o a una alimentación deficiente, también pueden deberse a una mala circulación sanguínea? ¿Sabías que la caída del cabello y las uñas quebradizas, además de al estrés o a una alimentación deficiente, también pueden deberse a una mala circulación sanguínea?

La mala circulación puede traer muchas consecuencias negativas a la salud. Por eso debemos prestar atención a las señales que nos ofrece el cuerpo para tratar el problema lo antes posible, publicó Mejor con Salud.

¿Cómo saber si sufrimos mala circulación?

El cuerpo debe trabajar a diario para distribuir la sangre a través de las venas y las arterias. De esta manera los órganos funcionan como corresponde, se reparten los nutrientes y las hormonas y se regula el pH.

Cuando hay mala circulación ciertas partes del organismo no reciben plasma sanguíneo como corresponde.

Algunos hábitos como fumar o ser sedentario y ciertas condiciones como el embarazo o el sobrepeso aumentan las posibilidades de padecer este problema.

Frío en las extremidades

Como la sangre no llega a los pies y las manos estos pierden temperatura. Por eso están fríos tanto en invierno como en verano.

Manchas en la piel

Los cambios de color y las manchas en las extremidades también son otra señal de mala circulación. También se debe a que la sangre no fluye como corresponde.

Presta atención a las manchas rojas o moradas en los pies o en las pantorrillas.

La piel decolorada es signo de que la sangre y el oxígeno no está pasando adecuadamente por las venas.

Este síntoma se conoce con el nombre de “cianosis”. Los dedos toman un aspecto magullado o azulado.

Hinchazón

Una circulación sanguínea deficiente interfiere en los riñones y trae como consecuencia inflamación en ciertas partes del cuerpo.

Si notas las manos o los pies hinchados es porque el sistema circulatorio está intentando reducir el fluido y, en el proceso, provoca edemas.

Hormigueo y picor

El entumecimiento de las extremidades también es otro signo que no podemos dejar de lado.

Esto sucede cuando los depósitos de grasa bloquean el flujo sanguíneo de las arterias. El adormecimiento es sinónimo de poca sangre en la zona.

Pérdida de cabello y uñas débiles

Si bien pueden ser síntoma de otros problemas, como el estrés o la mala alimentación, también pueden deberse a la mala circulación.

En este caso el pelo estará seco y se caerá por sectores y las uñas se quebrarán fácilmente, o no crecerán, ya que el cuerpo no recibe la cantidad adecuada de nutrientes en el cuero cabelludo ni en manos o pies.

Várices

Cuando las válvulas que se encargan de bombear la sangre se debilitan, la presión aumenta. Esto hace que las venas ubicadas debajo de la superficie de la piel se hinchen y tuerzan.

Las várices aparecen cerca de los pies y los tobillos. Además, se puede experimentar picor por las noches, después de estar sentado todo el día.

Las “arañas” vasculares también pueden aparecer por problemas circulatorios. De menor tamaño y grosor que las várices, se producen en la capa más superficial de la piel y son de color rojizo o azulado.

Agotamiento

Al no repartir correctamente los nutrientes por todo el cuerpo nos sentimos desganados y sin fuerzas. La sangre bombea más despacio y el transporte de oxígeno hacia los músculos (y el cerebro) es más lento.

Por lo tanto, es habitual que estemos más cansados, que nos pese el cuerpo, que nos cueste realizar ciertas actividades, etc.

Digestión lenta

Si tras varias horas después de comer (aunque no hayan sido cenas o almuerzos copiosos) sentimos pesadez estomacal puede deberse también a la mala circulación.

Lo mismo si padeces acidez, estreñimiento y gases con frecuencia. Presta atención a las evacuaciones, si son menos frecuentes, porque puede ser que la sangre no esté bombeando como corresponde a los intestinos.

Lenta cicatrización de las heridas

Cuando hay mala circulación los glóbulos blancos no son transportados a la velocidad correcta y, por ende, no pueden hacer bien su trabajo (entre otros, curar heridas, cortes o incisiones).

Infecciones y resfriados

Si el flujo sanguíneo es más lento el organismo no detecta ni combate los patógenos con eficiencia. Es más común contraer enfermedades virales o bacterianas.

Los anticuerpo están más “lentos” y no nos protegen como deberían.

Disfunción eréctil

Algunos hombres que padecen mala circulación también pueden experimentar problemas sexuales, ya que la sangre no llega correctamente a los órganos reproductores.

Angina de pecho

El dolor opresivo en el pecho puede estar provocado por muchos motivos. Uno de ellos es la falta de sangre fluyendo hacia el corazón.

La sensación de pesadez o asfixia es pasajera: se va de la misma manera que regresa (sin avisar).