Los hematomas son manchas que se producen en la piel, de color azul amoratado, por la acumulación de sangre u otro líquido corporal, como consecuencia de un golpe. Dependiendo de la gravedad del accidente, pueden alcanzar el área ubicada debajo de la piel, el músculo o el hueso.