La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa que puede llegar a padecer cualquier persona, pero resulta altamente peligrosa para las mujeres embarazadas. El portal de salud y bienestar, Eme de Mujer, te cuenta algunas cosas que debes saber sobre este parásito:

El parásito Toxoplasma gondii puede vivir dentro de las células de los seres humanos y de los animales, especialmente en aves y gatos. Este se transmite por medio de la sangre, el contacto con los excrementos, consumir carne cruda o mal cocida o de una madre al feto a través de la placenta.

Es importante a clarar que el parásito no se transmite por contacto directo con los gatos, pues esto es algo que alarma a muchas personas y suelen mantener distancia con los felinos, el problema sucede cuando hay un contacto con sus heces.

SÍNTOMAS DE TOXOPLASMOSIS

La infección puede presentarse de forma asintomática o ser sutil como una gripe, puede durar entre una o dos semanas, y van desde inflamación de los ganglios linfáticos en cabeza y cuello, fiebre, dolores de cabeza, musculares y de garganta; y para quienes cuentan con un sistema imunológico débil pueden sufrir convulsiones.

Cuando el bebé se contagia de la infección a través de su madre antes del nacimiento, existe el riesgo de lesiones en el cerebro, sistema nervioso y en el musculo ocular, pérdida de la audición, problemas de aprendizaje e incluso la muerte de la criatura.

Los síntomas, en este caso suelen aparecer luego del primer trimestre del bebé con fiebre, inflamación en ganglios linfáticos, ictericia, erupción en la piel, convulsiones, daños en la visión, anemia, cabeza anormalmente grande o pequeña, bazo o hígado agrandados, morados en la piel.

La manera más efectiva de saber si se padece la infección es por medio de un examen de sangre.

(Martín Fernández/Redacción web)