A más de un año de haber desaparecido se ignora paradero del sargento de la GN

3669
Sargento supervisor (GNB) José Germán Buitrago Castellanos, cumplirá este sábado, 15 meses de estar desaparecido.

A punto de cumplirse este sábado, 15 meses de la misteriosa desaparición o plagio del sargento supervisor de la Guardia Nacional, José Germán Buitrago Castellanos, quien además fungía como comandante de puesto del aeropuerto de  Paramillo, pareciera que la tierra se lo tragó y que las autoridades encargadas de hallarlo engavetaron el caso.
José Germán Buitrago Castellanos, cumplió este martes 50 años de edad, sin que sus seres queridos tengan conocimiento si está vivo, muerto, secuestrado o sencillamente alguna situación en su contra lo ha llevado a deambular en la calle; los familiares obviamente  tienen fe y están esperanzados de que aún esté con vida, pero el hecho de que él  ni quienes pudieran tenerlo en su poder se haya comunicado durante todo este tiempo, les angustia.
Lo que le sucedió al militar, se dijo al principio que, ese viernes 15 de abril cuando sus hijos lo vieron por última vez se encontraba en la frontera, del lado venezolano, esperando por ellos en una trocha, en las adyacencias del sector La Invasión, en San Antonio del Táchira, que habían pasado a Cúcuta a hacer unas compras.
Al llegar al sitio de encuentro previsto con el padre, solo hallaron su vehículo y a un sujeto que luego huyó. De inmediato se dio el alerta y la búsqueda del militar, plaza de la Primera Compañía del Destacamento 211.
Después de esto surgieron un sinfín de rumores,  pues según vecinos de La Invasión, fueron “maleteros” los que se lo llevaron con rumbo desconocido, al percatarse de su sospechosa presencia en el lugar,  que pese a estar vestido de civil, lo identificaron como miembro de las FANB.
Y que por ello se lo llevaron por la fuerza; se dijo también que las primeras investigaciones arrojaron que se había determinado que luego de movilizarlo hacia territorio colombiano, lo habían asesinado y sepultado en una fosa común, versión que se desestimó.
Los cuerpos de seguridad, sobre todo militares, junto al Cicpc, al principio efectuaron recorridos, rastreos e indagaciones en esa parte de la frontera en  busca de Buitrago, pero con el pasar de los días los operativos fueron disminuyendo y, a la fecha, pareciera que el desaparecido ha sido olvidado, aun por sus mismos compañeros de armas.
Es precisamente esa actitud la que hoy le duele a sus familiares, los cuales han hecho todo cuanto ha estado a su alcance para saber qué pasó con él. (Miriam Bustos)