A tres meses del asesinato de Jean Carlos Cárdenas familiares continúan esperando que se haga justicia

3032
Jean Carlos Cárdenas murió por graves lesiones, traumatismo craneoencefálico, el 7 de octubre de 2017.

Cumplidos tres meses del homicidio del mecánico de 20 años, Jean Carlos Cárdenas, quien residía en el barrio Alianza, presuntamente a manos de un funcionario de la Guardia Nacional y un hermano, familiares de la víctima continúan a la espera de que se haga justicia y que no se concrete, como se rumora, que ambos imputados podrían quedar en libertad.

Así lo hicieron saber la madre y la pareja  de la víctima, Ángela Rujano y  Yennikel Sierra, respectivamente, quienes sostienen que fue por celos que el militar y el hermano atacaron al joven, una vez se percataron de que la esposa de uno de ellos bailaba y se divertía, al igual que el grupo de personas que acompañaba a Jean Carlos, en un establecimiento nocturno de la avenida 19 de Abril.

El muchacho murió a causa de los golpes que ambos hombres le propinaron en un baño del Hospital Central de San Cristóbal, a donde se dirigió en veloz carrera, en busca de refugio,  al verse perseguido por los dos iracundos hombres; allí los aprehendió la PNB, y el 15 de este mes está previsto se celebre la audiencia preliminar, indicaron los familiares.

“Transcurridos tres meses y unos días, se realizará la audiencia preliminar de los hermanos Torres Gálviz, los asesinos de Jean Carlos Cárdenas, que fue masacrado a  golpes en un baño del hospital, el 7 de octubre del año pasado, luego de ser perseguido desde las instalaciones de la tasca Caracas Vieja. La víctima fue golpeada sin clemencia contra el piso y paredes de la instalación sanitaria, causándole fractura de cráneo, shock neurogénico, hemorragia cerebral subaracnoidea y trauma directo (golpes), que lo llevaron a la muerte”, explicaron.

Añadieron que, en consecuencia, “exigimos justicia y todo el apoyo de los organismos competentes para que tal delito no quede impune, ya que ambos deben ser juzgados por homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, y alevosía, ya que la víctima fue golpeada de manera desproporcionada, sin motivo  alguno que justifique tal hecho, puesto que no se respetó su humanidad para recibir ayuda, y existiendo alevosía, siendo atacado por ambos, tratándose de un hecho con agavillamiento; los hermanos Torres Gálviz  se asociaron con el fin de consumar el homicidio”, concluyeron las damas.