Localizaron muerto en quebrada La Bermeja al comerciante desaparecido en La...

Localizaron muerto en quebrada La Bermeja al comerciante desaparecido en La Guacara

56
Romer Abel Roso Pabón, tenía una semana de estar desaparecido.
Romer Abel Roso Pabón, tenía una semana de estar desaparecido.

Este miércoles en la tarde fue localizado el cadáver en estado de descomposición del comerciante de La Guacara, que una semana antes, en extrañas circunstancias despareció, luego de que unos amigos supuestamente lo acompañaron hasta la puerta de su casa.

La búsqueda de Romer Abel Roso Pabón, de 45 años, quien se dedicaba a la compra-venta de mascotas, así como a la cría y cuidado de cachorros, había sido incesante por parte de familiares y amigos, prácticamente desde el mismo día de la desaparición que se tornó por demás, extraña, en razón de que el comerciante no acostumbraba a ausentarse de su entorno sin antes avisar.

Finalmente la incertidumbre cesó este miércoles a finales de la tarde cuando hicieron el hallazgo de su cadáver a orillas de la quebrada La Bermeja, a la altura del sector La Guacara, específicamente en la parte posterior de un inmueble de la calle 2 entre carreras 10 y 11.

Dado que comenzaba a anochecer y el avanzado estado de descomposición, a quienes participaron en el rescate y traslado del cuerpo a la morgue del cementerio municipal de San Cristóbal, no les fue posible apreciar alguna herida visible que pudiera dar visos a los expertos sobre la posible causa de muerte, por lo que sería en las horas siguientes mediante la autopsia de ley, que éste y otros elementos quedarían al descubierto.

El hallazgo del cadáver, pese a que de alguna manera dio un poco de tranquilidad a sus seres queridos en virtud de que podrán cerrar un ciclo, causó en la comunidad de La Guacara gran consternación y dolor por cuanto Romer era un apreciado vecino del sector.

Como ya se había informado oportunamente, Roso Pabón, quien residía en la calle 3 de La Guacara, desde el martes 18 de julio en la noche estuvo reunido cerca de su casa, con algunos vecinos, tal como lo hacía esporádicamente, incluso fue a su vivienda antes de la medianoche para ponerse una chaqueta y regresó con el grupo.

A partir de ahí su pareja no supo más de él. Al otro día al indagar entre los amigos con lo que estaba la noche anterior, éstos aseguraron que como a la una de la madrugada del miércoles 19 de julio, cada uno decidió regresar a sus respectivas casas porque el frío arreciaba y había comenzado a llover.

Pero también aseguraron los amigos, que a esa hora acompañaron a Romer hasta la puerta de su casa para luego continuar hasta las suyas. (MB)