Maniatados y asesinados a tiros localizaron a dos hombres desaparecidos desde el sábado

10247

Dos vecinos de El Piñal, municipio Fernández Feo, que se encontraban desaparecidos desde el sábado por la noche, fueron localizados en las últimas horas, asesinados, maniatados y con un cartel en el que los señalan de presuntos extorsionadores, en la zona sur del estado.

El hallazgo de los dos cuerpos lo hicieron en distintos sectores de la troncal 5, tanto en El Piñal como en Abejales, a diferentes horas.

De hecho, al primero lo hallaron sus familiares este martes, a las 9:30 de la noche, en el camellón Los Cruceros, vía La Azulita, adyacente a la finca El Palito.

A José Rogelio Tarazona López, de 31 años de edad, que según sus familiares trabajaba como agricultor y guadañero y tenía su domicilio en El Piñal, lo localizaron con al menos 4 tiros en la cabeza y con las manos atadas a la espalda.

Luego de que los familiares alertaran a las autoridades policiales locales sobre el hallazgo, de que efectivos de Politáchira se movilizaran al sitio para resguardar la escena del crimen, funcionarios del Cicpc se ocuparon del levantamiento y traslado del cuerpo a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal.

Llamó la atención de los investigadores, no solo una evidencia colectada en el sitio, un cartel o volante en el que se leía “esto les pasa por extorsionadores”, sino que de un hombre que acompañaba a Tarazona López al momento de desaparecer, no se tenía idea de dónde se encontraba.

Horas después, su cadáver abaleado también fue localizado en la Troncal 5, sector Piscurí.
Se trataba de Pedro Luis Mora Ramírez, de 35 años de edad, vecino de La Azulita, sector Los Cruceros, quien laboraba como obrero en la Unidad Educativa “Don Cristóbal Marín”.

Aunque funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc se ocupan de esclarecer el doble crimen, extraoficialmente algunos vecinos de la zona sur del estado aseguran que éste, así como un quíntuple homicidio perpetrado hace menos de un mes, y otros asesinatos, han sido ejecutados por guerrilleros que operan en el área y que toman la justicia por su propia mano.

(Miriam Bustos)