Los funcionarios habrían sido recibidos a tiros por los ahora abatidos, lo que provocó un intercambio de disparos en el hotel California, en Zorca Providencia.
Los funcionarios habrían sido recibidos a tiros por los ahora abatidos, lo que provocó un intercambio de disparos en el hotel California, en Zorca Providencia.

Este sábado, en presencia de  representantes  del Ministerio Público, quienes también estuvieron presentes en las respectivas autopsias de ley, en la morgue del Hospital Central se practicó un reconocimiento post mortem  de los  seis jóvenes abatidos el día anterior por una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Cicpc, durante un enfrentamiento en el hotel California, de  Zorca Providencia, a fin de determinar cuáles y cuántos de ellos participaron de manera directa en el asesinato de la comerciante  Elevic Murillo Rosales.
Aun cuando a final de la tarde se desconocía la resulta de la diligencia de índole criminalística, se habló extraoficialmente de la existencia de al menos dos testigos presenciales del crimen de Murillo Rosales, que efectivamente por sus nombres o alias, reconocían a varios de los abatidos  como los autores materiales de dicho homicidio.
Mientras, expertos del laboratorio del Cicpc  continúan  analizando las seis armas colectadas a los fallecidos,  con el propósito de establecer cuál de ellas fue la utilizada en el caso de Elevic, asesinada de un balazo el lunes a última hora de la tarde en la parte alta de Barrancas, por donde se desplazaba en su camioneta buscando una vía de escape en razón de que la autopista ese día estaba trancada.
Se habla también que no fueron dos motorizados en una moto, sino cuatro en dos motocicletas, que desde la parte baja de Barrancas comenzaron a seguirla con la presunta intención de despojarla  de sus pertenencias, posiblemente también de sus efectos personales, aunque una vez la mataron, los motorizados huyeron sin robarle nada.
Investigaciones que en torno a este hecho y otros homicidios, realizaron funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc, los llevó este viernes al mediodía hasta el hotel California, donde determinaron que los sospechosos estaban “enconchados” desde hace varios días.
El jefe del Cicpc-Táchira, comisario José Ricardo Pernía, dijo que la intención era aprehenderlos,  pero que se generó un intercambio de  disparos, cuando algunos de ellos desde la habitación número 22  se percataron  de la presencia  de las comisiones en el establecimiento, y optaron todos por hacer armas contra los funcionarios.
Como resultado, tras el tiroteo que  inició en los pasillos y finalizó en la habitación del segundo piso, los seis sospechosos  resultaron gravemente heridos, muriendo minutos después en el Hospital Central de San Cristóbal. El mismo viernes se manejó la identidad de algunos de ellos y los alias de otros, de la siguiente manera: José  Valiente Buitrago,  Carlos Alfredo Ortiz, Manuel Ruiz, así como los apodados de Yonasky, Chichiriviche, y Fito.

Miriam Bustos