Sujeto capturado por robo en Monte Carmelo se evadió en mayo del retén de Politáchira

6218

Investigaciones posteriores adelantadas por funcionarios de la DIEP de Politáchira en torno al procedimiento efectuado el jueves en Monte Carmelo, en el que tras el robo de un camión perpetrado por tres sujetos uno de ellos fue detenido por efectivos de ese organismo de seguridad, determinaron que dicho antisocial no solo portaba documentos de identidad falsos, sino que además estaba evadido del cuartel de prisiones.

Las labores investigativas desarrolladas este viernes en la tarde, indicaron que F. Casanova, de 43 años de edad (como se identificó minutos después del procedimiento), es en realidad José Alejandro Urbano Duque, de 36 años de edad, nacido en Caracas y con amplio prontuario policial, integrante de una banda de delincuentes que se dedica a todo tipo de robos y hurtos, explicó un vocero policial.

Historial delincuencial

Agregó que, el viernes 4 de marzo de 2016, en compañía de dos cómplices, este sujeto irrumpió en una casa de la Urbanización Colinas de La Aurora, en Arjona, municipio Cárdenas, para someter a su propietario, un comerciante de verduras al que despojaron de una considerable suma de dinero.

Una vez perpetrado el robo, cuando los tres hombres intentaban darse a la fuga, estuvieron a punto de ser linchados por los vecinos de la víctima que ya se habían percatado del ingreso de los desconocidos a la casa del comerciante.

La indignada turba pretendía someterlos y hacer justicia por sus propias manos. Armados con palos y objetos contundentes, estaban a punto de enfrentar a los ladrones cuando el arribo de una comisión de Politáchira lo evitó.

Pero ya los antisociales habían logrado subirse a los techos de unas casas vecinas, y desde allí recibieron a  tiros a los policías. También habrían disparado contra los vecinos que aún se encontraban aglomerados con el firme propósito de darles captura.

Sin embargo, como respuesta, los policías repelieron el ataque, originándose un intercambio de disparos, durante el cual los vecinos buscaron refugio.

En el tiroteo, uno de los policías se salvó de morir, gracias a que portaba su chaleco antibalas, pues fue alcanzado en el pecho en dos oportunidades; no así uno de los antisociales, al que los uniformados lograron herir.

Éste, con apoyo de sus dos cómplices, prosiguió el intento de fuga, hasta que decidieron lanzarse a la calle desde los techos de la casas. Allí murió el herido, al que solo se le identificó luego como “William Caracas”.

Los hampones interceptaron al  conductor de un Chevrolet Aveo, negro, que pasaba por el lugar, pero ahí nuevamente  intervinieron los vecinos, quienes los atacaron con palos y con todo cuanto consiguieron a mano.

Los policías debieron esforzarse al máximo para evitar que la multitud los siguiera  agrediendo, aún así alcanzaron a propinarles una paliza antes de entregárselos a los uniformados. En la sede policial los identificaron como: Ronny Pérez, de 32 años, y José Alejandro Urbano Duque, de 36 años de edad, quien ahora se identificaba como F. Casanova. Todos provenientes de Caracas, dedicados en Táchira al robo, atracos y hurto.

Se fugó simulando

ser un visitante  

El 12 de mayo de 2016, solo dos meses después de su detención, José Alejandro Urbano Duque logró burlar la seguridad y simulando ser un visitante más del Cuartel de Prisiones de Politáchira, ganó la libertad.

Se dijo en aquel momento que se presumía complicidad interna en su fuga, pues le suministraron ropa limpia para que concretara la huida, en medio de un grupo de   familiares de privados de libertad que salió del recinto policial luego de visitar a sus parientes presos.

Capturado de nuevo 

El jueves en la mañana, nuevamente fue capturado. También en compañía de dos cómplices, bajo amenaza de muerte, despojó de un camión a un funcionario del CICPC, en el municipio Andrés Bello.

Otra vez funcionarios de Politáchira intervinieron en el hecho, logrando ubicar y cercar, en Monte Carmelo, a los tres asaltantes. Luego de un intercambio de disparos y una persecución, dos huyeron; pero el tercero, José Alejandro Urbano Duque, cayó por un precipicio de unos 25 metros de profundidad, sufriendo graves daños a nivel de las piernas, brazo, cadera y de la columna vertebral, que podrían dejarlo inválido.

Funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Cordero y del ambulatorio de Palo Gordo  apoyaron su extracción del fondo del precipicio y su traslado hasta dos centros asistenciales. Finalmente en el Hospital Central, donde aún permanece con custodia policial, los médicos le diagnosticaron que dos vértebras habían sufrido aplastamiento, producto de la caída. (MB)