Mediante reconocimiento post morten establecieron la autoría material en la muerte de Elevic Murillo.
Mediante reconocimiento post morten establecieron la autoría material en la muerte de Elevic Murillo.

Aunque no trascendió a la prensa cuál de los seis jóvenes abatidos el  viernes por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) fue el que le disparó y causó la muerte a la comerciante Elevic Murillo Rosales, se dijo que durante la rueda de reconocimiento post mortem efectuado el sábado en la morgue, los testigos lograron identificar al autor material del crimen.

Por otra parte también se informó que los abatidos, que conformaban una banda que operaba en Barrancas, fueron plenamente identificados de la siguiente manera: Carlos Alfredo Ortiz Sánchez, de  22 años de edad; Yanesky Aliscano Contreras, de 19 años; José Alberto Valiente Buitriago, 25 años; Robert Leonardo Leal Rivera, 24 años; David Manuel Ruiz Arcila, 21 años; y Oscar José Suárez Ramírez, de 20 años.

Todos estaban residenciados en Barrancas; y el cadáver de uno de ellos fue trasladado por sus familiares a Barquisimeto, estado Lara,  de donde era oriundo.

Con respecto al resultado de las experticias que les practicaron a las armas de fuego con las que atacaron en el Hotel California a comisiones del CICPC, no ha sido revelado, por lo que se desconoce si el reconocimiento al autor material de la muerte de Elevic corresponde con el arma que le decomisó tras el tiroteo del viernes al mediodía.

En cuanto a las andanzas de esta banda, se habla de haber cometido al menos una serie de robos y atracos recientes en esa misma zona,  parte alta de Barrancas y cementerio El Mirador, donde el lunes al final de la tarde mataron a Elevic para robarla, incluso utilizando el mismo modus operandi en varios de los casos más recientes, aunque falta por conocer si las armas están incriminadas en otros hechos de sangre.

Los seis hombres fueron dados de baja el pasado viernes en el Hotel  California, ubicado en Zorca Providencia, hasta donde las investigaciones  llevaron a los funcionarios del Eje de Homicidios del CICPC que activamente los estaban buscando desde el asesinato de la dama.

Allí, enconchados, en la habitación 22, se habrían resistido al arresto y abrieron fuego contra los uniformados, que al repeler el ataque los hirieron de gravedad, a tal punto que fallecieron a su ingreso a la sala de Emergencia del Hospital Central de San Cristóbal.

(MB)