Torbes: progreso contra el mito de la miseria y la delincuencia

769
Alcalde Alberto Maldonado: Mi punto de honor este año es cerrar el vertedero. (Foto Gustavo Delgado)
Alcalde Alberto Maldonado: Mi punto de honor este año es cerrar el vertedero.
(Foto Gustavo Delgado)

El municipio Torbes, que tiene 20 años de creado, es uno de los 29 del Táchira, con mayor crecimiento poblacional: 120 mil habitantes -aunque se estima que la cifra es mayor-; su capital es San Josecito, tiene una extensión de 110 km2, donde la principal lucha de sus habitantes y autoridades municipales es que el progreso acabe con el mito de la inseguridad y miseria, estereotipo del que nunca se ha podido desprender, por lo de la “cultura del rancho” y la “pobreza mental” de alguno de sus dirigentes.

El municipio tiene mesetas y terrazas bajas (El Palmar de La Cope y Vega de Aza), por acción de la gravedad; sus riquezas naturales están con las deposiciones de materiales transportados desde las montañas por ríos y quebradas.

Cuenta con un emporio comercial de grandes magnitudes, una mina de asfalto, asiento de la empresa minera del Táchira, Caimta; una picadora de piedra, dos procesadoras de pollo, aguas termales, varis sucursales bancarias y extensas zonas dedicadas a la agricultura, además de contar con un CDI, dos ambulatorios y uno de los liceos, el “Ezequiel Zamora”, es el más grande de la zona sur del estado. Su principal problema es la contaminación del vertedero de basura y el servicio del agua, por lo que se espera por la culminación del acueducto del río Zúñiga.

Torbes, para su alcalde Alberto Maldonado, “tiene futuro, gente laboriosa. Es el único que ofertará viviendas de calidad a la clase media, pero con servicios, y este año tendremos el acueducto del río Zúñiga. Es el municipio que tendrá seguridad, actividad agroalimentaria con una inversión importante a los productores, porque buscamos que el municipio en este 2015, cuando cumple 20 años de creado, presente a sus habitantes el camino del progreso”.

Define a Torbes el alcalde como una entidad “pujante en materia de salud, educación y seguridad, y nos comprometemos a darle un vuelco progresista al municipio, sin vendedores informales en las calles, porque creo en un municipio donde los derechos sean para todos y el pueblo sea partícipe de la gestión”.

Dormitorio

El 90% de los habitantes de Torbes trabajan fuera del municipio, es totalmente  dormitorio, porque no se ha adelantado en materia de creación de empleos, exceptuando las ventas de ropa, carnicerías, panaderías, farmacias, aunque la propuesta es llegar a una zona industrial.

“Pobreza mental”

El alcalde no comparte ese estereotipo de la miseria y la delincuencia cuando alguien se refiere a San Josecito: “lo que tenemos es una pobreza mental, una pereza que hay que acabarla, y por eso hemos propuesto la creación de  una zona industrial, para generar empleo, y en materia de seguridad les vamos a aumentar el sueldo a los policías,  que llegarán a 80 funcionarios, quienes tendrán almuerzo y cena, para que el trabajo sea más eficiente, ganando entre 11 y 14 mil bolívares mensuales”.

La plaza Bolívar es su principal centro de esparcimiento.  (Foto Gustavo Delgado)
La plaza Bolívar es su principal centro de esparcimiento.
(Foto Gustavo Delgado)

 “Que nazcan los niños en Torbes”

Una de las inquietudes de la comunidad es que no  nacen allí los niños, para que lleven el gentilicio de torbenses, y por ello han solicitado un quirófano con sala de parto, “porque tenemos infraestructura, pero vamos a crear una fundación para autofinanciar la salud del municipio, ya que depositando 100 bolívares mensuales todos, podamos tener un ambulatorio con medicinas”.

Dijo que también necesita la participación de los médicos venezolanos, porque en el ambulatorio de San Josecito solo cuentan con la doctora Xiomara Dugarte de Rueda, el resto son “hermanos cubanos, a quienes les agradecemos que traten a nuestro pueblo, pero los médicos deben hacer el año rural en nuestro municipio”.

Más licorerías que escuelas

San Josecito muestra otro rostro, diferente al estereotipo de la inseguridad.  (Foto Gustavo Delgado)
San Josecito muestra otro rostro, diferente al estereotipo de la inseguridad. (Foto Gustavo Delgado)

Otra de las quejas que hace la comunidad es que en Torbes hay más licorerías que escuelas -en un porcentaje de 56 ventas de licor por 12 escuelas, “sin embargo, nos demandaron los ‘licoreros’ porque les prohibimos  ventas los domingos y desacataron el  decreto de la ministra de Interior sobre la Ley Seca en diciembre y los vamos a sancionar”, señaló Maldonado.

Diferencia con los concejales

El alcalde está proponiendo que los cargos a concejales sean ad honórem, mientras confesaba que en el municipio sí se quiere combatir la “pobreza mental”, que deben tener dirigentes dedicados al trabajo comunitario y no estar pensando en un sueldo. “Tenemos diferencias con los concejales que fueron electos a pesar de que iban incluidos en nuestra fórmula; no obstante, piden 8 millones 600 mil bolívares de presupuesto en un ente que tiene 15 personas,  cuatro de los ediles son  quienes piden ese aumento, que les dejaría ganando 38 mil bolívares mensuales, sueldo que creo no lo tiene ni un diputado nacional, y así no se hace nada por el municipio, porque tengo que denunciar que el 2014 hicieron dos ordenanzas y hasta los vimos celebrando con parrillas y caña la decisión del amparo de los licoreros”.

Aguas azufradas medicinales

El Corozo quizá tiene el único atractivo turístico del municipio.  (Foto Gustavo Delgado)
El Corozo quizá tiene el único atractivo turístico del municipio.
(Foto Gustavo Delgado)

Torbes no es solo -como algunos dicen- inseguridad, desempleo y miseria, allí también hay lugar para el esparcimiento, pues además de contar el municipio con asfalto frío, material granular, ríos, quebradas, montañas, llanuras y 32 acueductos rurales, posee un punto de esparcimiento especial por las características medicinales: las aguas azufradas de El Corozo.

El sitio tiene más de 60 años, pero fue solo hace 12 cuando sus propietarios lograron la titularidad del terreno, se ha venido acondicionando con los créditos del Gobierno y, hoy por hoy, es lugar privilegiado para  muchos visitantes, quienes conocen los beneficios de las aguas azufradas.

De San Cristóbal y todos los municipios llegan visitantes para darse un chapuzón en la cómoda piscina y el chorro permanente que sale de las minas de azufre del cerro. Durante los asuetos vacacionales, de muchas partes del país llegan al lugar en busca de confortarse con la bendición medicinal que allí consiguen, A solo 10 minutos de San Cristóbal está la población de El Corozo, en el municipio Torbes, esperando por todos. (am)

Ambulatorio para todo el municipio

El ambulatorio Tipo II de San Josecito es tan antiguo como  el municipio e incluso  está muchísimo antes de la creación  de Torbes, allí se atiende   a toda la población a pesar de sus limitaciones   de la estructura física.

Liseth Vanegas, coordinadora, espera que algún día  la estructura física sea mejorada para poder atender con más comodidad a mucha más gente, “porque aquí vienen  la población de todo el municipio.

Dijo que prestan atención primaria y secundaria con programas especiales para niños y adultos mayores, pues cuenta con el apoyo total de la directora la doctora Xiomara Dugarte de Rueda. “Prestamos atención al adulto mayor, niño y embarazadas pues contamos con un personal  sumamente profesional”.

Destacó que han luchado contra el síndrome viral que se ha desatado no sólo en Torbes sino en  otros municipios, “por el trabajo que hemos tenido pudiéramos decir que está controlado el chikunguya”. (am)

Licenciada  Liseth Vanegas, coordinadora del ambulatorio.(Foto Gustavo Delgado)
Licenciada Liseth Vanegas, coordinadora del ambulatorio.(Foto Gustavo Delgado)

 

Augusto Medina