“Manipular asteroides ya no está relegado a la ciencia ficción”, aseveran desde Clouds AO. Y ponen como ejemplo la misión Rosseta, llevaba a cabo por la Agencia Espacial Europea en 2015, que posibilitó localizar y aterrizar en un cometa giratorio, o la misión de reubicación de asteroides, programada por la NASA para 2021.

Según los arquitectos, Analemma se puede colocar en una órbita geosíncrona que le permitiría viajar entre los hemisferios norte y sur en un bucle diario. Esta torre péndulo se movería en forma de ocho sobre la superficie de la Tierra, reseña EL MUNDO.

“La órbita propuesta está calibrada de modo que la parte más lenta de la trayectoria de la torre sea sobre la ciudad de Nueva York”, explican los arquitectos.

Este rascacielos suspendido sólo sería 60 veces más alto que el World Trade Center (541 metros), y estaría provisto de elevadores electromágneticos sin cable.

Además, aseguran desde Clouds AO, Torre Analemma obtendría su energía de los paneles solares, con una mayor eficiencia que las instalaciones fotovoltaicas convencionales. El agua sería filtrada y reciclada en un sistema de bucle semicerrado.

“Mientras investigábamos las condiciones atmosféricas para este proyecto, nos dimos cuenta de que probablemente hay un límite de altura tangible más allá del cual la gente no toleraría vivir debido a las condiciones extremas”, reconocen los arquitectos.

Y es que si bien en una altura de 32.000 metros los residentes tendrían 45 minutos más de luz de día, “el vacío cercano al exterior y la temperatura de -40ºC impedirían que la gente saliera fuera sin un traje de protección”.

Sin duda se trata de una propuesta futurista que, como concluyen sus promotores, “aprovecha el poder del pensamiento del diseño planetario, el deseo de extrema altura, el aislamiento y la movilidad constante”.