La batería es uno de esos conflictos que tenemos siempre en los teléfonos Android. Aunque la cantidad de miliamperios va en aumento, parece que no se consigue dar con la tecla para que aumente la autonomía de los smartphones.

John B. Goodenough, inventor de las baterías que usan estos dispositivos ha desarrollado un modelo low-cost que no solo es más segura que las actuales, sino que es capaz de almacenar muchísima más cantidad de energía y de cargarse aún más rápido, reseña El Impulso.

De acuerdo a una publicación de la Universidad de Texas, la nueva herramienta tiene, al menos, el triple de capacidad que las actuales cargas de Ion-Litio.

Lo mejor de todo es que tarda nada en cargarse, siendo capaz de estar al 100% en cuestión de minutos en lugar de en horas.

Esto para teléfonos a lo mejor no es tan impresionante, pero puede ser vital en el desarrollo futuro de los carros eléctricos, cuyo principal problema es la baja autonomía y lentitud de carga.

Según apuntan en el informe, la batería sería capaz de asumir más ciclos de carga y descarga, lo que en última instancia viene a significar que durará más tiempo.

Finamente, cabe destacar que sería capaz de funcionar a temperaturas muy bajas, hasta -20ºC, y que está hecha de materiales renovables.