Imagen referencial (M. Weiss/CfA)

Un estudio realizado por astrónomos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian reveló que a 40 años luz, girando alrededor de una enana roja LHS 1140 en la constelación Cetus, se halla un planeta rocoso con una masa siete veces mayor que la de la Tierra y un radio 1,4 más grande. Esta información hace pensar que podría cobijar un núcleo de hierro denso envuelto de rocas igual que el que posee nuestro planeta; reseña Playground.

“No podíamos esperar un objetivo mejor para realizar una de las mayores búsquedas en la ciencia: la búsqueda de pruebas de la vida más allá de la Tierra”, expresó Jason Ditton, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y uno de los autores del estudio.

El planeta, bautizada como LHS 1140b, orbita dentro de la zona habitable de su estrella anfitriona, y lo hace 10 veces más cerca que la Tierra del Sol, sin embargo, debido a que su luz es más tenue y débil, no hierve su superficie y recibe la mitad de radiación que a nosotros nos llega de nuestra estrella. En otras palabras: a pesar de la proximidad, podría haber agua líquida y una atmósfera.

Según el medio, se calcula que el planeta tiene 5.000 millones de años de vida y que no siempre fue hospitalario. Una enana roja, cuando es joven, emite tanta radiación que puede volatilizar la atmósfera y transformar ese mundo en algo más parecido a Venus que a un entorno amable. La esperanza de que ahora no sea así radica en que al tener un tamaño más grande que la Tierra podría haber conservado su atmósfera gracias al vapor generado por los océanos de lava que en un pasado pudieron existir en su suelo.

(Martín Fernández/Redacción web)