Una misión de la NASA llamada Neowise descubrió un par de nuevos objetos celestes que viajan a través del Sistema Solar. Uno de ellos es un cometa y podrá ser visto con binoculares desde esta semana. Otro se encuentra en la borrosa frontera que separa a los asteroides de los cometas, así que su auténtica identidad todavía no está desvelada, reportó ABC.

El objeto llamado 2016 WF9 fue detectado el 27 de noviembre. Su órbita lo lleva en un recorrido escénico por el Sistema Solar digno del mejor touroperador cósmico. En su mayor distancia del Sol, se acerca a la órbita de Júpiter. En el transcurso de 4,9 años terrestres, se desplaza hacia el interior, pasando por debajo del cinturón principal de asteroides y de la órbita de Marte hasta que se balancea justo dentro de la propia órbita de la Tierra. Después de eso, se dirige de nuevo hacia el Sistema Solar exterior, reseña El Universal.

Los objetos con este tipo de órbitas tienen múltiples orígenes posibles: una vez pudo haber sido un cometa, o podría haberse desviado de una población de objetos oscuros en el cinturón principal de asteroides.

Sea lo que sea, 2016 WF9 se acercará a la órbita terrestre el 25 de febrero de 2017. A una distancia de casi 51 millones de kilómetros de la Tierra, este paseo no lo traerá especialmente cerca. Los científicos conocen bien su trayectoria y el objeto no es una amenaza para la Tierra en un futuro previsible.

Un mes antes Neowise descubrió un cometa que libera polvo a medida que se acerca al Sol. Bautizado como C/2016 U1 Neowise.

“Hay una buena oportunidad de que llegue a ser visible con un buen par de prismáticos, aunque no podemos estar seguros, porque el brillo de un cometa es notoriamente impredecible, advierte Paul Chodas, gerente del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California”.

Visible desde el hemisferio norte durante la primera semana de 2017, el cometa estará en el cielo sudeste poco antes del amanecer. Se mueve más hacia el sur cada día y alcanzará su punto más cercano al Sol, dentro de la órbita de Mercurio, el 14 de enero, antes de regresar a los límites exteriores del Sistema Solar en una impresionante órbita de miles de años de duración. Tampoco se considera una amenaza para nuestro planeta tampoco.

Neowise es una misión de caza de asteroides y cometas en infrarrojo, prolongación de la primera misión WISE. Después de descubrir más de 34 mil asteroides durante su primera etapa, Neowise fue sacada de la hibernación en diciembre de 2013 para encontrar y aprender más acerca de los asteroides y cometas que pudieran representar un peligro de impacto con la Tierra. Si WF9 2016 resulta ser un cometa, sería el décimo descubierto desde la reactivación. Si resulta ser un asteroide, sería el número cien.

Lo que sí saben los científicos es que WF9 2016 es relativamente grande: aproximadamente de 0,5 a 1 km de ancho. También es bastante oscuro, ya que refleja sólo un pequeño porcentaje de la luz que cae sobre su superficie. Este cuerpo se asemeja a un cometa en su órbita y reflectividad, pero parece carecer de la característica nube de polvo y gas que los define.

Los datos de Neowise se han utilizado para medir el tamaño de cada objeto próximo a la Tierra que se observa. Un total de 31 asteroides descubiertos pasan dentro de unas 20 distancias lunares de la órbita de la Tierra, y 19 tienen más de 140 metros, pero reflejan menos del 10% de la luz solar que cae sobre ellos.

La misión completó su séptimo año en el espacio tras haber sido puesta en marcha el 14 de diciembre de 2009.