Nadie sabe muy bien cómo lo consigue, pero Evan Blass se ha convertido por méritos propios en la fuente más fiable de filtraciones en el mercado de los móviles.

En este caso, la célebre cuenta @evleaks acaba de mostrar la imagen más esperada en el mercado de la telefonía este año (con permiso del próximo iPhone): el esperado Galaxy S8.

La filtración de la foto sabotea de alguna manera el discurrir del Mobile World Congress de Barcelona, ya es que la atención de medios y expertos se centra ahora en este sofisticado terminal.

Como se sabe, el Galaxy S8 tiene en sus espaldas la complicadísima responsabilidad de deshacer el entuerto de la catástrofe del explosivo Note 7, y no será tarea fácil pues Samsung tiene que convencer a los consumidores que ha aprendido de la lección y sus móviles serán 100% fiables en adelante.

Pero esto se da por descontado en el S8, un terminal punta de lanza con lo más sofisticado del mercado, como suele ser norma en el fabricante coreano.

De la imagen filtrada podemos comprobar la gran pantalla con los bordes curvados, en una estética que no rompe con los modelos anteriores de la saga, pero realmente no se puede deducir mucho más.

Tal vez la presencia de un botón protagonista en el lateral que bien podría ser dedicado a la ejecución del rumoreado asistente virtual Bixby, mediante el cual y gracias a la inteligencia artificial, podremos ejecutar órdenes y facilitar las consultas.

De este equipo se espera también la identificación mediante iris con la que bastará con mirar al dispositivo para que se desbloquee la pantalla, y como no podía ser de otra manera, un acabado premium, que por otro lado, necesitará para librar su batalla contra el próximo iPhone , que este años celebra su décimo aniversario.

El nuevo smartphone de Samsung se presentará el próximo 29 de marzo.