No es una simple coincidencia que siempre hay luna llena cuando se celebra la Semana Santa, se trata de una tradición que data de hace muchísimos años.

Según el portal web, La Gaceta de Salamanca, en el año 325 se decidió que el Domingo de Pascua sería el siguiente a la primera luna llena tras el equinoccio de primavera. Por lo tanto, solo puede tener lugar entre el 22 de marzo y el 25 de abril. De esta forma, siempre habría luna llena durante la Semana Mayor.

Durante esta Semana Santa se presenciará uno de los fenómenos astronómicos más curiosos del 2017. Se trata de la luna llena de abril, conocida popularmente como Luna rosa, la primera luna llena después del equinoccio de primavera, que tuvo lugar el pasado 20 de marzo.

Aunque el satélite natural que rodea la Tierra no se teñirá de rosa, así la llamaron los primeros nativos americanos en honor a las primeras flores de primavera, Phlox salvajes.

(Martín Fernández/Redacción web)