miércoles 17 agosto, 2022
InicioCulturaDe nuevo abrió la Quinta Lis en homenaje a su fundador

De nuevo abrió la Quinta Lis en homenaje a su fundador

194 views

Arte por doquier, recuerdos a flor de labios, y con la nostalgia apenas dando ligeras pinceladas a la emoción de homenajear a José Antonio Sánchez, en su casa, la Quinta Lis.

Manteniendo el buen gusto y elegancia, que siempre su pericia de artista plástico y diseñador supo dar a esos espacios, la Quinta Lis se abrió al gran público, en recuerdo del gestor del proyecto cultural.

Estuvieron presentes, entre otros, los artistas plásticos Jorge Belandria, York Rodríguez, Enrique Contreras Gandika y Elsa Sanguino, Énder Rodríguez, Víctor Blanco, Giovanny Porras, así como los escritores Porfirio Parada, Kelly García, Angeluz García, Mary Ramírez, Oriana Zambrano, Ana Bertha López, Erasmo Antonio, Sayago Contreras, entre otros.

Algunos de los asistentes hicieron mención a las piezas allí expuestas, mientras que otros prefirieron compartir la lectura de los poemas del homenajeado entre los asistentes, especialmente escritores noveles que siempre reconocieron en él un apoyo para continuar su andar literario. Otros abrieron el corazón al anecdotario coincidiendo en un mismo protagonista irreverente, crítico profundo de su realidad y amigo incondicional.

La curaduría a cargo de Oswaldo Barreto dispuso lo mejor de la colección personal de José Antonio Sánchez, que va desde un trabajo simbólico escultórico de materialidad densa, hasta sus sutiles papeles de poesía visual, y aquellos en los que registró sus últimas incursiones en el cubismo. Una retrospectiva bajo un criterio cronológico, haciendo justicia a la calidad de las piezas en concepto como en factura.

En un video, narrado por su hermana Lis Sánchez, se expuso la gran aventura artística de José Antonio Sánchez, un duro trajinar para hacerse valer como creador en Venezuela, Europa y el Téchira, sin concesiones al conformismo institucional y en permanente transformación. Fueron muchos los escenarios de esas peripecias: su natal Callao, estado Bolívar, pasando por Mérida, San Cristóbal, Caracas, Barquisimeto, Londres, París y Valencia (España).

Años de satisfacciones, de decepciones y de mucho aprendizaje, que tuvo por destino final San Cristóbal, exigidos por la compañía a su señora madre, una creyente incondicional de su arte, y la cofradía de admiradores, siempre deseosos de aprender de su amplia experiencia en el diseño de interiores, -su carrera universitaria-, la plástica, la poesía, el cuidado de los animales y la gastronomía.

Freddy Omar Duran

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario