El cine iberoamericano domina la Quincena de Realizadores de Cannes

39
El director de cine colombiano Ciro Guerra muestra su Platino por su labor en "El abrazo de la serpiente", en Punta del Este, Uruguay, en 2016. Guerra estará presente en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes con "Pájaros de verano". Foto: AFP/Miguel Rojo

 

La Quincena de Realizadores de Cannes tendrá este año un marcado acento latino, con seis películas iberoamericanas en su selección, entre las que destaca “Pájaros de verano” de los colombianos Ciro Guerra y Cristina Gallego, que abrirá esta sección paralela independiente del certamen.

En la selección de este año “se hablará mucho español”, dijo el martes el delegado general de la Quincena, Édouard Waintrop, al presentar la lista de los largometrajes.

En total, de los 20 filmes elegidos, seis son de directores españoles o latinoamericanos. Los organizadores visionaron 1.609 largometrajes y 1.667 cortometrajes.

“Pájaros de verano”, la esperada nueva película del colombiano Ciro Guerra, que codirige con su pareja Cristina Gallego, abrirá la muestra, que se celebrará entre el 9 y el 19 de mayo.

Justamente fue en esta sección paralela de Cannes donde se estrenó mundialmente hace tres años “El abrazo de la serpiente”, el filme que lo lanzó a la fama tras ser nominada a los premios Óscar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa.

El director catalán Jaime Rosales presentará por su parte “Petra”, una historia “muy cruel” con “una visión de España inédita”, aseguró Waintrop, que dijo que se trataba de “su película más bella”.

Rosales ya ha estado en varias ocasiones en el Festival de Cannes, especialmente en la sección Una Cierta Mirada, donde fue seleccionado por “Hermosa juventud” (2014) y “La soledad” (2007).

En la Quincena se verá también “Carmen y Lola”, la ópera prima de la vasca Arantxa Echevarría, que aborda un tema tabú relatando “el amor entre dos mujeres” en la conservadora comunidad gitana, indicó Waintrop.

La brasileña Beatriz Seigner presentará “Los silencios”, un drama familiar ambientado en la frontera entre Brasil, Colombia y Perú que relata la historia de una familia que huye del conflicto colombiano.

Argentina estará representada en la Quincena de la mano de Agustín Toscano y su filme “El motoarrebatador”, que sigue los pasos de un ladrón arrepentido que no logra despojarse de su pasado.

La muestra seleccionó asimismo la cinta del mexicano Julio Hernández Cordón “Cómprame un revólver”, una “maravillosa mezcla entre Peter Pan y Mad Max en un México quizás del mañana”, en palabras de Waintrop.

El director franco-argentino Gaspar Noé, un asiduo del certamen francés que en 2002 sacudió la Croisette con la polémica “Irreversible”, presentará este año “Clímax”.

Waintrop, que tras siete años dirigiendo esta sección paralela, será reemplazado en 2019 por el italiano Paolo Moretti, de la Mostra de Venecia, quiso hacer hincapié en la “libertad absoluta” que siempre tuvo en la organización del evento.

Esta edición también cuenta con numerosos cineastas franceses entre los que destacan Pierre Salvadori y su comedia “En liberté!”, Philippe Faucon, con “Amin”, años después del éxito de “Fatima” y Guillaume Nicloux y “Les confins du monde” sobre la guerra de Indochina.

Se presentará además “Mirai, mi hermanita”, un film de animación del japonés Maromu Hosada, y el cine de género estará representado por “Leave no trace”, de Debra Granik, con Nicolas Cage.

El tunecino Mohamed Ben Attia, recompensado en Berlín por “Hedi, un viento de libertad”, presentará su nuevo filme, “Weldi” (Mi querido niño).

En la sección de cortometrajes, la Quincena también se ha fijado en América Latina. De la decena de obras elegidas, tres están vinculadas con la región: “Las cruces”, del francés Nicolas Boone, ambientada en las calles de Bogotá, “O orfao” (El huérfano) de la brasileña Carolina Markowicz y “Our song to war” de la belgo-colombiana Juanita Onzaga.

AFP