Inicio Deportes Baloncesto bilingüe para niños de La Colina

Baloncesto bilingüe para niños de La Colina

Juegan mientras aprenden inglés

Los alumnos de la Basketball Academy aprenden inglés mientras practican esta disciplina deportiva


Por Norma Pérez

Germán Ocariz creció en el sector La Colina en el municipio Junín. Desde niño se inclinó por la práctica deportiva con predilección por el baloncesto. También es profesor de inglés, y un día decidió combinar ambos conocimientos para beneficiar a los niños de su comunidad. Así nació Basketball Academy.

“La idea de crear la academia surgió con un amigo, ambos deseábamos ampliar el conocimiento del deporte en la comunidad de La Colina. Esto, en vista de que hay muchachos que deambulan por las calles, y pueden adquirir vicios o seguir por malos caminos. Decidimos comenzar con los más pequeños, para orientarlos y motivarlos hacia el deporte, el estudio y los aspectos positivos que ofrece la vida”.

Hace aproximadamente ocho meses puso en marcha su proyecto, con practicantes desde los seis hasta los catorce años de edad.

Los niños practican tres veces a la semana

“Aquí se practica el fútbol, el kickingball y el voleibol, pero en baloncesto no existe una generación de relevo. De allí la intención de formar personas de bien, con valores como la disciplina, el orden, buen comportamiento”.

Actualmente sus alumnos se encuentran divididos en dos grupos: las semillitas que son los niños de seis a nueve años de edad y el segundo, de diez a catorce años.

Durante la semana cumplen con tres días de entrenamiento, con sesiones de una hora; todo ajustado al tiempo libre de los alumnos. En estos momentos están abocados a comenzar a formar las bases de un equipo que más adelante asista a competencias.

“Primero debemos ocuparnos que conozcan las bases del baloncesto, los movimientos y el proceso de juego; ya han avanzado en las reglas y realizamos juegos internos”.

Entrenan en la escuela de La Colina, gracias a que la directora de la institución les ha facilitado el espacio para que tengan un lugar donde realizar sus prácticas. La clase se divide en dos partes, calentamiento de entrenamiento y después van a la cancha.

Con un grupo de amigos, ha participado en diversos encuentros deportivos representando a La Colina, experiencia que considera muy grata por tener la oportunidad de conocer más personas que aman el deporte.

Aprendizaje práctico

Como docente de la unidad educativa bolivariana La Colina, donde labora como profesor de inglés desde hace diez años, Germán Ocariz decidió incorporar el aprendizaje de este idioma a la práctica deportiva.

“Los jóvenes que están en la academia han sido mis alumnos, y como aprendieron en la escuela lecciones de inglés, cuando me escuchan en la práctica, ya interpretan. Es un aprendizaje práctico”.

Durante los entrenamientos, incorpora palabras y nociones de inglés, para que conjuntamente con la instrucción del baloncesto, enriquezcan su vocabulario, lo que les permite tener un mejor desempeño cuando están en el aula. Así transmite sus conocimientos a niños y jóvenes.

El entrenador con sus alumnos

“El interés está centrado en que aprendan un modo de vida que les permita ser buenas personas en el futuro. De esta manera, los niños van a tener valores internos que les servirán para avanzar y surgir”.

Para Germán Ocariz es altamente satisfactorio contribuir con los muchachos en su formación y desempeño. Una de las reglas a seguir, es que de acuerdo a sus calificaciones pueden asistir a las prácticas; una manera de estimularlos a estudiar y ser aplicados.

“Éste es mi pueblo y mi comunidad, Es muy bonito poder trabajar en la misma escuela donde estudié. Es algo normal, por ser docente, querer explicar y enseñar lo que sabemos. También el intercambio con la juventud, porque nos reímos, disfrutamos y aprendemos”.

Considera que el ejemplo es la mejor manera de enseñar, por eso acompaña a sus discípulos durante la realización de los ejercicios.

“Es un proceso importante, ver cómo evolucionan cada día. Al principio solo sabían botar la pelota en el piso, ahora tienen reglas de entrenamiento, orden de trabajo. De una manera sencilla se inculcan semillas en sus corazones para que más adelante no solo sean buenos atletas sino también buenas personas”.

Una importante labor, digna de apoyar y multiplicar.

Salir de la versión móvil