InicioDeportes!Cinco minutos de horror en el Templo...!

!Cinco minutos de horror en el Templo…!

2.155 views

¡Aunque usted no lo crea…!, nombre de un viejo programa de televisión, calza como anillo al dedo después de lo vivido por los aficionados que se dieron cita en él estadio de Pueblo y quienes estaban viendo el juego a través de la televisión, en Venezuela y allende de las fronteras patrias


Homero Duarte Corona


Según el diccionario de la Real Academia Española, Terror es un miedo muy intenso, mientras que Horror es un sentimiento intenso (no necesariamente miedo) causado por algo espantoso.

Y precisamente el horror se hizo presa de los aficionados que se dieron cita en el estadio de Pueblo Nuevo para presenciar el partido Deportivo Táchira-Portuguesa FC, correspondiente a la jornada 12 de la Liga Futve, con la obligación del anfitrión de sumar de a tres puntos, merced del letargo en que estaba sumido, cinco fechas sin ganar, 450 minutos de una pesadilla de nunca terminar.

Mucha bulla durante la semana previo al compromiso, invitación a los medios a la Cancha Alterna, para presenciar el entrenamiento del equipo, el contacto de jugadores y cuerpo técnico con los comentaristas y periodistas: comunión de unos y otros, todos apostando hacia la misma causa, ligando por el regreso del nueve veces campeón nacional a la victoria.

La diatriba, la crítica, las razones por las cuales el actual rey del fútbol rentado no se reencuentra con el triunfo, por momentos quedó “saldado”, se fumó la pipa de La Paz, una especie de armisticio.

27 segundos de horror, de incredulidad…

Contra todos los pronósticos, no había transcurrido el primer minuto, apenas los aficionados se estaban acomodando en las sillas del confortable escenario deportivo….y el primer mazazo, Ángel Osorio le robó el balón en su área al arquero Diego Valdés y lo envió al fondo de la red, el 0-1 de camerino del forastero.

Pero el horror, el desconcierto para los asistentes, oyentes y televidentes no quedó allí; a los 5 minutos el segundo cachetazo, el 0-2, esta vez por una infantilidad del debutante defensor trujillano Gean Gutiérrez, quien ante el asedio de Osorio no calculó bien la devolución del balón a su arquero Valdés, error que capitalizó el atacante, le puso la pelota en bandeja de plata al panameño Alessandro Canales, quien apenas “sopló” el esférico para que fuera a dormir al fondo de los guarales.

Hubo el presagio de lo peor, una goleada espantosa ante los problemas que viene presentando el equipo en la zona defensiva desde hace rato, sin que el cuerpo técnico encabezado por Alex Pallarés haya podido descifrar, lejos de amainar, empeora.

Lo profundo de plantel aurinegro y la entrega total del equipo, trajo consigo que el anfitrión se adueñara del campo de juego, un solo equipo en la cancha, arropado totalmente el visitante, solo esperando más errores del dueño de casa a través del contragolpe.

Tuvo su premio el dueño de casa, en una buena combinación del sector medular comandado por Maurice Cova, le puso un balón Edder Farías, de buena figuración, este a “Matatán” Uribe, quien de gran forma venció la resistencia del buen arquero Yonathan Yústiz, el 1-2, el descuento a los 24 minutos.

Una tromba el aurinegro en el complemento

Es verdad que el equipo estaba perdiendo por 0-2 apenas habían transcurrido 5 minutos; sin embargo no se pude ser mezquino a la hora de emitir un juicio, en honor a la verdad hubo la reacción del colectivo local, apareció el buen fútbol, le quitó la pelota al visitante que parecía conformarse con el resultado.

Una, dos, tres y más llegada del amarillo negro, haciendo méritos suficientes no solo para empatar, sino para irse arriba en la pizarra. El visitante tenía como gran mérito su sector defensivo, bien parado en el cuarteto posterior y un arquero Yuztinn en plan de figura, atajando balones a diestra y siniestrada.

Nunca más el rojinegro pensó en el 1-3, si acaso a la espera de un tercer regalo navideño adelantado, no quería saber saber del arco de Valdés, que después de los dos goles, se convirtió en un espectador más, no tuvo trabajo en su pórtico.

El míster Pallarés se la jugó, le inyectó más ofensiva al equipo: Marlon Fernández, Richard Figueroa, Jeyzon Ramírez, Edson Tortolero y Renny Simisterra, todos ingresaron enchufados, con la misma disposición de los que salieron del campo.

Superior en todos los sectores del campo el local, con una y mil posibilidades de empatar y ganar; no obstante el técnico José Alí Cañas y sus jugadores, además de cuidar la pírrica victoria se dedicaron a quemar tiempo, especialmente el arquero Yuztinn que aparentemente fingía estar lesionado.

Pagó caro esta mezquindad el “Penta”, el aurinegro nunca desmayó en la búsqueda del empate e incluso el triunfo dada la propuesta ofensiva luego de estar abajo en el marcador cuando apenas se jugaban los primeros cinco minutos.

Fue hasta el 90+3 cuando apareció el 2-2, en la humanidad de Gabriel Benítez, una justicia divina tardía pero en fin de cuentas llegó. Quedaban 5 minutos del agregado y de acuerdo a lo que estaba sucediendo en la cancha el amarillo y negro tenía argumentos de sobra para ganar, sin importar los reclamos del forastero al juez central Alexis Herrera por los minutos agregados.

Reflexiones de unos y otros

La subjetividad que tiene el fútbol trae consigo diferentes opiniones; para unos el equipo sigue sin jugar s nada, reflejado en los seis partidos sin sumar de a tres, y para los más pensantes, los analíticos, quienes piensan con la cabeza y no el corazón, en medio de tanta crisis hay una luz al final del túnel tomando en cuenta la actitud de los jugadores y las ganas de cambiar la cara del equipo en el futuro inmediato.

El buen nivel que viene presentando poco a poco Robert Hernández, igual Edder Farías, Gabriel Benítez, Garcés, Simisterra, pero sobre todo el juego colectivo, lleva a pensar que son los propios jugadores los encargados de salir de esta crisis.

Sin embargo, la manzana de la discordia sigue siendo el cuerpo técnico, el míster Pallarés, continúa en el ojo del huracán, aficionados y buena parte de los medios no están conformes de su labor; la antítesis, el presidente del equipo Jorge Silva le dio un voto de confianza; en declaraciones a los periodistas dijo que “esto es un proyecto y como tal va a continuar”:

No obstante el meollo del asunto radica en que pasan las fechas, ya quedan 18 de las 30 previstas en la ronda eliminatoria y el Deportivo Táchira ya es séptimo, distanciado a 6 unidades del líder Monagas SC que este domingo juega su partido 12 frente a Deportivo La Guaira, que si suma dé a tres, le sacaría 9 unidades al amarillo y negro, una ventaja considerable.

Para optar por la Copa Conmebol Libertadores de 2023, el aurinegro tiene que meterse entre los cuatro primeros y de allí pelear el derecho a ir directo a la fase de Grupos, obligado a ser primero o segundo al final del cuadrangular.

El futuro inmediato del aurinegro; este miércoles recibe en el estadio Pueblo Nuevo a Independiente Petrolero, cuarta fecha del Grupo 1 de la fase de Grupos de la justa continental de clubes; mientras que en las próximas tres fechas de la Liga Futve, lo que será el ecuador de la ronda eliminatoria, visita el sábado a Mineros de Guayana, en la fecha 14 recibe al líder Monagas SC y en la jornada 15 se medirá al Aragua FC en Maracay. El martes 24 de mayo visita a Palmeiras en el cierre de fase Grupos del magno evento copero.

- Advertisment -
Encartado Publicitario