Inicio Deportes Desde la intensidad Táchira logró su objetivo

Desde la intensidad Táchira logró su objetivo

(Foto/Wender De Pablo)

Un equipo ordenado, sacrificado en los apoyos físicos, diáfano con la pelota y con las líneas sin espacios fue la presentación de Deportivo Táchira ante el mítico Santos de Pelé. La sorpresa mayúscula del aurinegro fue proponer la disputa del juego en el campo del rival, la intensidad fue fundamental para juntar hombres entorno a la pelota y recuperarla.

La convicción fue clara al estrechar el equipo y forzar la disputa, el lanzamiento o equivocación del rival, y así convivir con la confianza y motivación que lo épico se podía, pasar a la siguiente ronda.

Santos en el afán por equiparar la posesión y despertar del letargo futbolístico, achicaba peligrosamente, dejando 40 metros de su último defensa y el portero, lo cual, Táchira advirtió para ser práctico, recuperar y en juego directo y la claridad de Robert H.(10) dejar en mano a mano a Uribe para enmudecer el Vila Belmiro a los 27’, y luego en jugada personal y con un cambio de ritmo, propiciar la expulsión de su defensa central, mejor imposible para ir al descanso, en ventaja y Santos con un hombre menos.

Táchira pudo cerrar el juego, pero controló y racionalizó el espacio desde la posesión, circulando y con movilidad constante para la descarga. La historia obligaba al local a salir y buscar el empate y llegó, luego de dos cabezazos en el área.

Los últimos 15 minutos lo físico paso factura normal, y aunque habían espacios y piernas nuevas, Táchira temporizó y forzó los penaltis. Varela se bajo de la cruz del mes anterior para recordar que el fútbol da revanchas, que el fútbol es una colina con escaleras que suben y bajan.

La gráfica en el Vila Belmiro retrotrae el lugar de la proeza y el ícono del equipo blanco, Pelé, Santos dueño de la Copa Libertadores en el 62 , 63 y el 2011, fue en esta ocasión la víctima que le da más valor a la gesta aurinegra. Jimmy Lamprea

Salir de la versión móvil