InicioDeportesEstadio Metropolitano, un panorama triste y desolador

Estadio Metropolitano, un panorama triste y desolador

569 views

Daños cuantiosos, que deben ser reparados por quien tiene bajo su responsabilidad en condición de Comodato, el diamante de Pueblo Nuevo, que muestra un panorama desolador, luego de ese huracán humano que pasó por allí


Gustavo Carrillo
Directivos de la Asociación de Béisbol, realizaron un recorrido por el Estadio Metropolitano, para observar en el sitio, los daños -presuntamente- causados por parte de un grupo de inmigrantes que se alojaron allí en días pasados, procedentes de Colombia.
Juan Alberto Martínez, vicepresidente ejecutivo de la Federación Venezolana de Béisbol, y Marylin Pineda, presidenta de la Asociación, junto a otros directivos, acudieron este lunes al estadio, para tratar de levantar un informe que será entregado a los organismos correspondientes, donde se detallan los daños ahí causados, además de elaborar un Comunicado que será entregado a representantes del Ministerio del Deporte, Federación Venezolana de Béisbol y al Grupo JHS, quien tiene en condición de Comodato, el escenario deportivo.

Las colchonetas de protección quedaron si sus respectivos forros (Foto/Cortesía).

La asociación se encargó de organizar un poco el desorden que se observa en la instalación (Foto/Cortesía).

En un escrito entregado a Diario La Nación, deja ver su sentimiento de impotencia, ante los actos de vandalismos cometidos en el estadio; “Es increíble que se construya a la juventud y al béisbol, uno de los escenarios deportivos más hermosos el país, y hoy esté convertido en un rancho, con precarios servios de agua, alumbrado, y servicios sanitarios, al ser destruidos los baños y demás utensilios. Quedando hoy día en un estado de abandono total, a merced de la delincuencia”, reza parte del escrito.
Formuló un llamado al Grupo JHS, para que asuman su responsabilidad, y utilicen sus buenos oficios para ordenar una evaluación de los daños, y en modo alguno, iniciar un trabajo de reparación en las áreas afectadas y reponer el material que de ahí desapareció.
Se pregunta la dirigencia –Qué sentido tiene obtener una instalación de esta naturaleza en condición de comodato, para no sacar provecho alguno, mantenerla en soledad, y luego permitir que se cometan actos de esta naturaleza, donde los daños causados ahora requieren de una gran inversión de dinero–. Bueno, dicen los dirigentes, el Grupo JHS tiene como responder.
En cuanto al comunicado, hacen un llamado a los organismos correspondientes, para que tomen como algo serio lo ocurrido en la instalación de Pueblo Nuevo. Al Ministerio del Deporte,  organismo encargado de velar por el mantenimiento y conservación de las instalaciones, y que nunca ha debido entregarla en comodato, igual que ocurrió con el Gimnasio de Fútbol Sala y el Estado Polideportivo de Pueblo Nuevo.
También señala la dirigencia del deporte de las cuatro esquinas, que existe un silencio total por parte de los organismos oficiales, en no hacer público lo ocurrido en las instalaciones deportivas del Táchira, y no reconocer como real, lo sucedido con el diamante de Pueblo Nuevo.
Hizo un llamado al Protector del Táchira, Freddy Bernal para que aparte unos minutos de su tiempo, y en compañía de dirigentes de Aso-Béisbol y de funcionarios gubernamentales, si es preciso, realicen un recorrido por la instalación para corroborar los daños que allí se observan, entregando un informe a sus superiores en Caracas, y que obliga a trabajar para que el estadio reciba el maquillaje que requiere ante su su fea panorámica.
El Estadio de Béisbol, llamado Estadio Metropolitano, es una obra moderna, con todos los servicios que se exigen para montar eventos de calidad. Dirigentes de la pelota profesional, cuando visitaron la brillante obra,  hablaron de poder otorgar una franquicia, pero factores ajenos al deporte, impidieron que se cumpliera ese objetivo.
Y recuerda Juan Alberto Martínez que han debido pasar muchos para ver ese majestuosidad con todos los servicios, que nada tiene que envidiar a otros escenarios. Y por lo menos, con modernas casetas para la transmisión de los eventos, un moderno ascenso, sala VIP, y todos esos detalles que lo convirtieron en uno de los mejores escenarios del béisbol en Latinoamérica. Se inauguró en el 2005, con motivo de los Juegos Nacionales Juveniles, pero increíble, la pelota se jugó en Mérida y allí solo se realizó el acto inaugural de las competencias.
Ahora, los niños del béisbol, los juveniles, los adultos, la dirigencia del deporte de las cuatro esquinas, los aficionados y el Táchira en general, esperan que los responsables asuman su cargo y anuncien los trabajos de reparación del diamante de Pueblo Nuevo. Dios, la Patria y el Béisbol se los agradecerá. Ama a Dios y Quédate en Casa.
- Advertisment -
Encartado Publicitario