Inicio Deportes Freddy Cortez, gloria del ciclismo Nacional, partió del mundo terrenal

Freddy Cortez, gloria del ciclismo Nacional, partió del mundo terrenal

Freddy Cortez “El Lince”, entregó su alma al Creador. (Foto: La NACIÓN)

Ciclista de pista, entrenador, dirigente y gloria del deporte venezolano. Un derrame cerebral terminó con su existencia, este lunes, en el Hospital Central


La afición del ciclismo tachirense y nacional vibró con los logros de Freddy Cortez “El Lince”, uno de los grandes corredores de pista que tuvo la entidad federal y el país, en la década de los 70, siglo pasado.

Integró la selección nacional de pista que participó en el Campeonato Mundial de Ciclismo de 1977, en San Cristóbal, que pese a su eliminación tempranera dejó constancia de sus grandes condiciones en los 200 metros de velocidad, su especialidad, codeándose con las luminarias del concierto universal.

Un año más tarde formó parte de la selección nacional en los Juegos Bolivarianos en La Paz, Bolivia, justa donde ganó la medalla de oro en la prueba de velocidad de 200 metros, venciendo en la gran final al colombiano Jairo Meneses, para corroborar en ese momento que era uno de los mejores del continente dentro de las competencias de pista.

El mismo año de 1978, el estelar velocista tachirense se coronó campeón nacional en 200 metros, después de superar al zuliano José Ollarves y al distrital José Areinamo, en una reiteración de ser el número uno de Venezuela.

En 1981 se retiró del ciclismo activo, para dedicarse al rol de entrenador, de pista y ruta, formador de las figuras del mañana. Carlos Maya, uno de los grandes ruteros del país, ya retirado, fue descubierto por Freddy Cortez, quien luego se inclinó por la carretera, con conquistas a nivel nacional e internacional.

Como dirigente, presidió la Asociación Tachirense de Ciclismo, por cuatro años fue cabeza visible en la organización de la Vuelta al Táchira en Bicicleta, uno de los eventos más emblemáticos del pedalismo de ruta en Venezuela y América.

Nunca abandonó su actividad como hombre de ciclismo, siempre estaba presto al consejo oportuno para los que comienzan en estos avatares, especialmente en la pista, su gran fuerte, donde alcanzó honores para el Táchira y Venezuela en el contexto nacional e internacional.

José Hernán Ruiz, mejor conocido como “El Batato” Ruiz, habló de las bondades de su colega exciclista y entrenador, quien no solo dirigía en pista, también estuvo al frente de varios equipos en carretera, uno de ellos el extinto combinado Desurca-Uribante Caparo.

Cortez, de igual forma, dirigió la selección nacional de pista Juvenil, al lado de Sotero Granadillo, otros de los grandes entrenadores que ha tenido Venezuela, recordó Ruiz.

 Ningún apoyo oficial

 Pese a ser una de las glorias del deporte nacional, no tenía apoyo del ente público, que se suma a los tantos atletas que en su época de oro le dieron tantas glorias al país deportivo, para luego ser abandonados a su suerte. Se acuerdan que existen cuando se acercan las campañas electorales, ofreciéndoles cielo y tierra, pero todo se queda en simples promesas.

La única ayuda que recibía “El Lince”, en la actualidad, provenía de las Glorias del Deporte Tachirense, ente que preside Iván García.

 El lunes entregó su alma al Creador

Liliana, una de sus hijas, dijo a Diario La Nación que su padre había sido hospitalizado hace tres días, víctima de un derrame cerebral, que no pudo superar; falleció este lunes. a las 8 y 30 de la noche.

En su corto diálogo con el periodista, Liliana contó que su progenitor comenzó en el ciclismo a los 12 años, para más adelante contraer matrimonio con Liliana Hernández, unión de la que nacieron tres hijos: Liliana, Lucía y Alberto.

El venidero 24 de julio cumpliría 70 años, y tenía su apartamento en un bloque de la urbanización La Castra, entregado en propiedad en el gobierno del extinto presidente Carlos Andrés Pérez, donde residía con su familia. Este miércoles será cremado. Paz a su alma.

Homero Duarte Corona

Salir de la versión móvil