viernes 3 diciembre, 2021
InicioDeportesREFLEXIONES DEPORTIVAS

REFLEXIONES DEPORTIVAS

280 views

PEDRO VÁSQUEZ


MI SEGUNDO DEBUT… y un PELO MÁS

Una vez más, todos los integrantes de Panteras Máster +50 se encuentran en la ciudad cordial, sin novedad, el capitán del equipo, Carlos Villasmil, se dirigió al grupo. “Todo el mundo está felicitándome por el logro obtenido en Santa Marta. Es como un segundo debut. Como cuando llegábamos con buenos resultados de juegos nacionales, de torneos suramericanos, de títulos en las ligas venezolana y colombiana…Carlos agradeció a todo el quipo y escribió: “Hemos conformado un gran grupo aguerrido, competitivo, de buen baloncesto.”

¿Qué podemos agregar, luego de estas palabras, de nuestro capitán y jugador más emblemático? Como el CEO del equipo; más por viejo que por trayectoria, les puedo afirmar que jugar disfrutando el baloncesto es una bendición que Dios nos dió. El sabor fatigado de la victoria es elixir para la autoestima y es de los acontecimientos que la vida te brinda para ser inolvidables.

Y es que contar con esos pasajes atléticos del triunfo hasta hay que exagerarlos, un poco, para que los crean. Y es que narrar esa asistencia oportuna, esa ayuda defensiva, esa cortina ante jugadores más altos y más robustos; ni hablar de los rebotes, tiros convertidos y sobre las decisiones acertadas dentro o alrededor del tabloncillo son para alborotar el insomnio.

Por eso comparto totalmente lo que dice el historiador australiano Greg Dening: “No hay nada tan momentáneo como un logro deportivo, y nada tan duradero como el recuerdo de ese logro.”

En mi trayectoria deportiva he sido subcampeón en Liga y medalla de plata en juegos nacionales, algunos títulos regionales y muchos campeonatos nacionales con el gremio de ingenieros; pero asistir a una competencia para debutar jugando en máster +60 y presumir de ser campeón, en tierras extranjeras, como director técnico con Panteras Máster +50…no me crea tanto… no es segundo debut es triple…aunque no es mi lanzamiento preferido.

De Panteras Máster +50 hemos compartido bastante y lo seguiremos haciendo; pero permitirme el equipo del Valle, gracias a la gentileza de Don Jaime Sarria, debutar en categoría +60 no tiene precio. Integrar su camaradería, admirar sus condiciones físicas y apreciar su inteligencia para jugar, es valorar a un elenco que demuestra la experiencia de haber batallado, por varias decenas de años, en las canchas.

Foto/La Nación-Equipo de Valle del Cauca en categoría Máster+60.

Esta vez a Valle no se le dieron los resultados. Una derrota, por un punto, en el primer juego ante el equipo local, que a la postre llegó a la final contra Arrieros de Medellín; desenfocó al grupo que sabiamente se disfrutó la competencia.

Agradecer a Euliquio, Carlos, Eduardo, Clemente, Harold, Ernesto, Antonio, Edgardo y Jaime por permitir a Hernando Márquez y Pedro Vásquez ser sus acompañantes en el tabloncillo. Estarán por siempre, en nuestro recuerdo, sus atenciones y su disposición. Tienen un par de amigos en San Cristóbal; donde esperamos verlos en enero 2022, para devolverles tanta amabilidad.

Con esta participación de Panteras Máster +50, culmina otro episodio dorado del baloncesto tachirense. Un par de viajes, a la costa colombiana, tiene como cosecha un segundo lugar y un título. Esta victoria en Santa Marta, primera ciudad fundada en tierra firme en Colombia y en donde El Libertador dio su último suspiro, será motivo de anécdotas quijotescas durante meses o quizás un poco más de tiempo.

No sé si este acontecimiento sea el detonante que el baloncesto necesita para reimpulsar la práctica de la disciplina en todas sus categorías; mientras tanto Panteras Máster +50 sigue en la brega en los torneos locales y desde ya planifica su preparación para ser flamante anfitrión, en la última semana del mes de enero del próximo año.

A quienes nos apoyan para realizar estos viajes como colaboradores, con la compra de boletos, con el préstamo de las instalaciones deportivas, como rivales que nos exigen, como jueces, como acompañantes, muchas gracias; sin ustedes no sería posible disfrutar el juego, la amistad y la victoria.

A mis lectores, gracias por su paciencia, por su comprensión, por permitirme involucrarme en su cotidianidad, y les pido de corazón, un minuto de oración por amigos del baloncesto que atraviesan problemas de salud en este momento. Amén.

 

 

- Advertisment -