Inicio Economía “El gran reto de 2022 será recuperar el poder adquisitivo del venezolano”

“El gran reto de 2022 será recuperar el poder adquisitivo del venezolano”

El 2022 será el gran año para saber si Venezuela seguirá siendo o no un país petrolero.

El levantamiento de la producción petrolera es un gran aliciente, mitigado por la deuda externa y la falta de actualización del parque industrial
Sí o sí diversificar el aparato económico, será el gran reto para Venezuela en 2022, y solo así se sabrá si el venezolano promedio puede elevar su poder adquisitivo, que tomado a partir del salario mínimo comparado con el de otros países, se encuentra aún en el subsuelo del ranking mundial.
Aunque el 2021 se despide con la reconfortante noticia dada por el presidente de Pdvsa, Tareck El Aissami, de un aumento de la explotación petrolera a un millón de barriles diarios, analistas como Rafael Quiroz Serrano aseguran que el mismo cerró el año pasado en 835 MB/D.

La liberación del paso fronterizo resulta un factor clave para el protagonismo del Táchira dentro de la economía nacional.

Sea cual sea el incremento, lo cierto es que da señales positivas de recuperación, y podría aprovechar un precio que se ha especulado llegaría a los 100 dólares el barril; no obstante, por otro lado, habría que esperar los efectos de una posible sobreoferta, que moderará las más optimistas expectativas.

Por una diversificación

Para el economista Aldo Contreras, sin embargo, en el mejor de los escenarios internacionales de los que goce el petróleo, estaría por verse si nuestro país sacaría o no provecho del mismo.
—El precio de algún modo ha venido subiendo y eso ha permitido más flujo de caja a Pdvsa; sin embargo, la gran deuda externa que la Republica mantiene, de 189 mil millones de dólares, hace que estos ingresos  no sean suficientes. Si revisáramos el Plan Económico y Social de la Nación 2013-2019, y el posterior 2019-2025, Venezuela debería estar al menos en 6 millones de barriles al día, si tuviésemos todos los taladros y la industria petrolera funcionando— afirmó Contreras.
Pese al mencionado hándicap, las perspectivas son diferentes a lo ocurrido en 2020 y 2021; sin embargo, en un buen aprovechamiento de esos beneficios estarían las claves de la recuperación económica general.
—Lo más importante es que Venezuela, con un precio del petróleo por encima de los 50 dólares, llegando a los 70 dólares, estaría recibiendo 11.500 millones de dólares en todo el 2022; eso es una cifra importante, si se administrase bien, y permitiría hacer desarrollos importantes, sobre todo en el mantenimiento de la industria petrolera, que cada vez ha quedado en mayor obsolescencia y cada vez hay menos taladros disponibles— dijo.
Mantener en vilo la economía de una nación a partir del comportamiento del mercado petrolero, ya debería ser algo superable solo mediante la diversificación del aparato productivo
—Tenemos que entender que Venezuela dejó de ser un país petrolero por el abandono de su industria y porque Venezuela no reinvirtió la renta petrolera en este sector específicamente, ni le ha apuntado a la diversificación en el aparato productivo.

Dólar golpeado

Un mayor ingreso en dólares vendidos por Pdvsa ayudaría a estabilizar el tipo de cambio dentro del territorio nacional, y de esa manera clausurar al menos la crítica etapa de hiperinflación.
—De esta manera, el tipo de cambio se puede mantener en torno a los 5 o 6 bolívares por dólar, ya que 2022 sería el año en que Venezuela dejaría la hiperinflación y pasaría a la inflación galopante, que ya no sería 600 % al año y menos del 50 % mensual—agregó
Un fenómeno característico de 2021 ha sido que muchos venezolanos no perciben que los pocos o muchos dólares en su haber les estén rindiendo.
—Debido a la pandemia, Estados Unidos reportó una inflación del 7 %, pero por el comportamiento de algunos productos también se dice que pudo estar en alrededor del 25 % interanual. Sumado a esto, tenemos la crisis de los contenedores, en China a América, pasó de 5 mil a 21 mil dólares, lo que afectó la cadena de suministros. Eso hace que a nivel global los precios suban, eso ocurrió en Colombia, Brasil y México. Todo un entorno geopolítico que se viene experimentando en Latinoamérica, también irá haciendo estragos en los precios— aseveró Contreras.
Más allá del logro macro de salir de la hiperinflación, estaría el de que cada venezolano sienta que puede cubrir con el fruto de su trabajo lo básico, para él y su familia.
—Uno de los grandes retos será hacer crecer el Producto Interno Bruto del país, es decir, recuperar el poder adquisitivo. Cuba anunciaba el salario mínimo en 75 dólares en días pasados, mientras Venezuela está en la última posición mundial, con apenas 1,5 dólares al mes, o 5 mil pesos mensuales, siendo los más afectados los jubilados y pensionados, así como los trabajadores de la Administración pública,  pues los pertenecientes al sector  privado tienen una situación completamente distinta, sobre todo en el Táchira, donde el sueldo mínimo estaría entre 70 y 100 dólares. No obstante, en casi todas las economías nacionales el mínimo se sitúa entre 250 y 300 dólares.
Otra vía para reactivar el aparato productivo la constituye el financiamiento desde el exterior o al interior del país.
—Venezuela, en el 2022, tiene grandes retos de recuperar los grandes sectores de la economía, el Producto Interno Bruto podría crecer 2 % reactivando el sector turismo, construcción, manufactura y el financiero, sobre todo este último, que necesita 12 mil millones de dólares con los cuales se pueden potenciar los sectores más abandonados. Ojalá llegue la banca internacional, no importa de qué país, si Rusia, China, India, Sudan, lo importante es que vengan a brindar un auxilio y le ofrezcan al Estado unos 35 mil millones de dólares con la finalidad de diversificar el aparato productivo.

Papel del Táchira

En lo que vaya a suceder en nuestro país, el Táchira puede tomar grandes decisiones que conduzcan al estado a tener un rol de importancia dentro de la reactivación económica del país o, por el contrario, lo releguen de la misma.
—Un factor fundamental va a ser la apertura fronteriza y el regreso a la legalidad del tránsito de mercancías, donde el Táchira puede aprovechar su ventaja comparativa y su oferta exportable, y al tiempo pueda importar de forma legal. Se debe procurar reducir los permisos para la exportación, empezando por abrir taquillas únicas de importación— concluyó Contreras.
Freddy Omar Durán

Salir de la versión móvil