jueves 7 julio, 2022
InicioEconomía“Es el momento de enderezar nuestra industria petrolera”

“Es el momento de enderezar nuestra industria petrolera”

352 views

 “Es hora de enderezar nuestra industria petrolera, aprovechando las circunstancias de lo que está pasando ahora con el petróleo de Rusia, que hace prever un retroceso en su producción, y un descenso más acentuado de sus exportaciones”, asegura el economista tachirense Rafael Quiroz, experto en materia petrolera, para lo cual, agrega, el gobierno debe entender la inconveniencia de seguir con una alianza política externa que para nada lo beneficia.

—No solo se trata de que ahora Rusia lo va a desplazar del mercado chino e Irán también, explica, una vez que se alcance un nuevo pacto sobre su programa nuclear, sino que el flujo de caja de Pdvsa, que pasa por el manejo de bancos rusos, está muy comprometido y puede agravarse al suspenderse la actividad de compensación de otros bancos rusos en el Swift (sistema de mensajería interbancario de transferencias internacionales), además de la posibilidad de la aprobación de sanciones secundarias, que terminarán por inhibir el comercio mundial y bloquear enteramente cualquier relación financiera con Rusia”.

Pronósticos positivos

Reitera Quiroz Serrano, quien se desempeña como profesor en el área de Petróleo en Pre y Postgrado en Faces/UCV y jefe de Cátedra de Economía y Política Petroleras, que, además, hay un ambiente de suba del petróleo en el mercado internacional, con la posibilidad de que pueda prolongarse por unos dos años.

Economista Rafael Quiroz. (Foto Cortesía)

Destaca que, a tenor de los pronósticos de la banca de inversión y de analistas del sector, esta situación “debería ser el mejor acicate para dar un giro a la industria petrolera nacional y los concomitantes beneficios que traen para la economía en conjunto, ya que sigue siendo la principal fuente de divisas del país”.

La situación actual, explica Quiroz, es tal que, sin el concurso de las empresas mixtas, Pdvsa solo ha podido aumentar la producción, por la ayuda del condensado iraní, y solo podrá recuperar firmemente la producción total con la reactivación de las empresas mixtas, para lo cual se impone modificar las licencias de la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos), que solo le permiten a Chevron, por ejemplo, labores de mantenimiento.

El punto crucial de esta posible resurrección de nuestra producción, indica el experto, es que el esfuerzo no descansaría solo en Pdvsa, sino también en terceros, los cuales querrán que se flexibilicen las condiciones de negocio para traer capitales y retomar sus actividades.

Todo ello reforzado por condiciones jurídicas y fiscales más ventajosas, tomando en cuenta que invertir en Guyana, Surinam y Brasil e incluso en las lutitas estadounidenses, puede ser mucho más atractivo que hacerlo en Venezuela.

Hacer ajustes

Señala que también se hace necesaria una modificación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que cambie la estructura accionaria de las empresas mixtas, “eliminando la participación per se mayoritaria de Pdvsa, pero sin que esta pierda el control operativo de la industria petrolera nacional”.

—Lo que está ocurriendo hoy, dice el profesor, es que la brecha que puede ser llenada fácil y rápidamente por el crudo venezolano, por ahora se está cubriendo con producto procedente de Canadá, Colombia, Ecuador, Brasil, y hasta de Irak, según lo reporta el Departamento de Energía de EE.UU.. Esta corriente, advierte, puede consolidarse y dejar para después esta oportunidad dorada que Venezuela tiene ahora”.

El acercamiento del gobierno de Biden es una tremenda oportunidad, y debe ser aprovechada, si se quiere levantar la economía venezolana y el bienestar de sus trabajadores. Es decir, la pelota está en la cancha del gobierno, que debe tomar decisiones ciertamente de apertura democrática creíbles.

—Es una ventana que ahora está abierta, pero que se puede ir cerrando en la medida que otros productores empiecen a llenar el hueco dejado por la suspensión de las importaciones estadounidenses de crudo y productos rusos, vigente desde finales de abril.

Humberto Contreras

- Advertisment -
Encartado Publicitario