El actor y director estadounidense, Johnny Deep, ha vuelto a protagonizar un incidente debido al exceso de alcohol, en esta oportunidad, según confirman varias fuentes, el artista durante todo el día estuvo ingiriendo bebidas alcoholicas en el set de grabación, perdió el control y atacó a uno de los integrantes del staff de su nuevo film,Labyrinth.

De acuerdo a Infobae, el conflicto comenzó cuando en una de las escenas el intérprete de Capitán Jack Sparrow quiso dirigir la grabación imponiendo que dos de sus amigos formaran parte de ella, difundió Caraota Digital.

“Los amigos de Johnny estaban en la escena, y se volvió caótico, los productores seguían pidiendo que se extendiera el tiempo de filmación”,aseguró un informante al medio Page Six.

El artista seguía rodando hasta que el gerente de locaciones le notificó al director de la película, Brad Furman, que la escena tenía que terminar, el realizador le solicitó a un asistente de producción que se aproximara a Depp y dijera que esa era la última toma que grababan; el acercamiento ocasionó que la estrella perdiera el control e intentara golpearlo en la cara, mientras le gritaba que quién se creía él para decirle que parara la grabación.

El resto del equipo se alertó y contuvo a Depp para evitar que siguiera fomentando el momento de tensión, pero el actor le gritaba al productor “¡te daré USD 100,000 para golpearme ahora mismo!”, inmediatamente el personal apartó al  guionista, que también según declaraciones, estaba “fumando y bebiendo todo el día en el set”.

El reconocido histrión del mundo cinematográfico, ha sido demandado recientemente por dos de sus exguardaespaldas y mantiene una batalla legal con  exadministradores, en esta nueva película interpretará al detective de la Policia de Los Ángeles, Russell Poole, quien investigó el asesinato del rapero estadounidense Biggie Smalls, que ocurrió el 9 de marzo de 1997.