Inicio Frontera La frontera se alista para su reactivación

La frontera se alista para su reactivación

Siete años tiene cerrado el paso de vehículos por la frontera. (Foto: J. Maldonado)

Para hoy, en horas de la tarde, está previsto que se desarrolle el Acuerdo de Frontera en la ciudad de San Cristóbal. El tweet que encendió la luz, Gustavo Petro, presidente electo de Colombia: Me he comunicado con el gobierno venezolano para abrir las fronteras y restablecer el pleno ejercicio de los derechos humanos en la frontera.


Por Jonathan Maldonado

A 46 días de conmemorarse los siete años del cierre de frontera, empresarios, autoridades y la sociedad civil en general se alistan para la reactivación de una zona que, por más de un lustro, sufrió las consecuencias de tener los pasos binacionales cerrados para el intercambio comercial. Táchira y Norte de Santander están a punto de dar un paso histórico.

Ese paso tiene varias vertientes para rememorar; sobre todo porque el camino hacia la reapertura ha sido bastante sinuoso y con obstáculos que no han amilanado el objetivo de la mayoría: regresarle el título que ostentó, por muchas décadas, una zona considerada como la frontera más viva de América Latina.

Agosto, por los avances y pronunciamientos que hay, pareciera ser el mes para el cierre de un episodio, largo y oscuro, y el inicio de un nuevo capítulo para la frontera. El 19 de agosto se cumplen siete años de aquel bloqueo de puentes que significó el desmoronamiento de lo construido y, a la vez, augura el renacer de una zona que le ha apostado al rescate, pese a las vicisitudes.

Aproximadamente 2.555 días atrás, el estado Táchira y Norte de Santander fueron testigos de un hecho que marcó la historia de quienes hacen vida en ambos territorios.  El Operativo de Liberación del Pueblo (OLP) tuvo como día central el 20 de agosto de 2015, cuando del sector La Invasión (comuna La Guadalupe), cerca de la urbanización Libertadores de América, en San Antonio del Táchira, protagonizó el desalojó de decenas de colombianos asentados en el punto  descrito.

El operativo de la OLP se dio en la frontera en contra del paramilitarismo y tuvo como epicentro un ataque armado contra dos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). La forma y el fondo de la acción policial, dejan dudas en torno a si hubo respeto o no de los derechos humanos durante el despliegue de los uniformados.

El quiebre de aquel momento, junto a los escenarios posteriores, marcó, sin duda, el devenir fronterizo. Desde entonces, la zona ha estado deprimida en lo económico, social y cultural. Siete años después, un tweet del presidente electo, Gustavo Petro, secundado por su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, encendió la luz al final del túnel.

Con la palabra dada, pero sin fecha

Tanto Petro como Maduro dan como un hecho la apertura de frontera. Así lo dejaron por sentado en sus cortos, pero significativos pronunciamientos mediante las redes sociales. Aunque no hay una fecha exacta, todo indica a que será después de la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, el próximo 7 de agosto.

Mientras, el sector productivo, junto a algunas autoridades regionales de las dos naciones, han tomado la batuta para ir delineando lo que será la ruta para la reapertura de la frontera. “Este escenario, el del cierre, nunca más puede volver a repetirse”,  ha recalcado Carlos Luna, presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, durante las más recientes reuniones.

La frase ha sido respaldada por la mayoría de académicos, empresarios, autoridades y analistas de frontera que han venido estableciendo una serie de encuentros que buscan preparar, con bases sólidas, la esperada reactivación del aparato productivo binacional, el cual no quiere volver a vivir el panorama del 2015.

Tanto en Colombia como en Venezuela son conscientes de las reformas que deben darse en el seno de las normas que rigen la zona de lado y lado. Víctor Bautista, secretario de frontera del Gobierno de Norte de Santander, lo manifestó en el último encuentro, así como los diputados venezolanos Juan Carlos Palencia, Gustavo Rangel y el exalcalde del municipio Bolívar y analista en temas de frontera, William Gómez.

La reforma de la Ley de Fronteras es una de la principales apuestas de los conocedores del área, pues amerita ser adaptada a las condiciones y experiencias actuales, sobre todo en una zona tan atípica como la que late entre Norte de Santander y Táchira, donde el dinamismo es muy diferente al resto de las áreas limítrofes.

“Es necesario que en medio de la reapertura se dé el restablecimiento de las relaciones diplomáticas”, soltó la presidenta de la Cámara de Comercio de San Antonio del Táchira, Isabel Castillo, al tiempo que insistía en el gran optimismo que reina entre los comerciantes de una zona, en especial el municipio Bolívar, cuya paralización sobrepasa el 90%.

Entretanto, Mónica Ochoa, presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Ureña, resaltó que están preparados para lo que viene, la reactivación comercial formal de frontera, pues es un tema que se ha trabajado por más de dos años, de forma consecutiva, y con la inclusión de los aspectos sociales y culturales.

Del lado venezolano, hay una gran preocupación por el deterioro que presentan las vías terrestres del estado Táchira, lo cual va a significar un gran problema para el desplazamiento de los vehículos de carga pesada, ejemplo vía El Tráiler – San Pedro. Se estima que muchas vías puedan colapsar a las pocas semanas de que se reactive el paso de gandolas.

Otro punto que aún genera debate es el rol que va a tener cada puente. En este punto, el representante de los aduaneros, Nelson Urueña, y  el exalcalde William Gómez no ven factible que el puente internacional Simón Bolívar sea usado para el paso de vehículos, debido a las estructuras que hay sobre el tramo, como los túneles (aún en construcción del lado venezolano),  y la estrechez de los carriles y aceras para la gran demanda de movilidad.

El puente más indicado sería el de Tiendita,  por su amplitud y, además, no ha sido inaugurado por las autoridades de los dos países. El tramo binacional de Ureña aún presenta un futuro incierto. Lo más probable es que sea empleado para el paso de ciertos camiones de carga pesada internacional.

Los puntos parecieran estar encajando en cada i que asoman los involucrados. La decenas de reuniones que se habían registrado en los últimos años ya están tomando el camino deseado por los interesados en rescatar la frontera colombo-venezolana. La persistencia y tenacidad están agarrando forma para quienes se han negado a que la frontera sea considerada un pueblo fantasma.

Cronología del cierre

  • Venezuela cerró frontera con Colombia el 19 de agosto de 2015.
  • La acción de las Damas de Blanco, el 5 de julio de 2016, dio pie a la reapertura del paso peatonal por los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander.
  • El 23 de febrero de 2019 el paso peatonal vuelve a interrumpirse en el intento del paso de lo que calificaron como “ingreso de la ayuda humanitaria”.
  • Tras varios meses de tensión, el 8 de junio, de 2019, se reanuda el paso peatonal con los contendores como obstáculos en ambos puentes.
  • El 14 de marzo de 2020, se da otro cierre total debido al arribo de la pandemia.
  • El 4 de octubre de 2021 fueron retirados los contenedores del puente Simón Bolívar. Los de Ureña fueron removidos cuatro días después.
  • Ya para el 25 de octubre de 2021, se reactiva el paso para los peatones sobre el Simón Bolívar. Lo mismo ocurrió con el puente de Ureña, pero 15 días después, el 8 de noviembre.
  • En la actualidad, se espera, con gran expectativa, la reactivación total de la frontera.
Salir de la versión móvil