domingo 27 noviembre, 2022
InicioFronteraPuertas que abren solo para el paso de gandolas

Puertas que abren solo para el paso de gandolas

4.670 views

Al menos 18 gandolas han cruzado por los tramos binacionales


Por Jonathan Maldonado

Han transcurrido cuatro días desde la reactivación del comercio entre Táchira y Norte de Santander y la ciudadanía aún mantiene la percepción de cierre. Las vallas y otros obstáculos sobre los puentes, hacen que el transeúnte no asimile el paso del transporte de carga pesada como sinónimo de reapertura.

En la mitad del puente internacional Simón Bolívar, las compuertas siguen cerradas. Solo se abren cuando va a cruzar una gandola o cuando un paciente va de urgencia a Colombia, o viceversa.

Ingresa una gandola con mercancía venezolana a Colombia. (Foto: Jonathan Maldonado)

Desde el lunes 26 de septiembre y hasta el miércoles 28, al menos 18 gandolas habían atravesado los tramos binacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander. Nueve son colombianas y las otras nueve venezolanas.

La mercancía que estaba entrando de Colombia a Venezuela presentaba ciertos inconvenientes, pues el sistema SiduneaWorld, hasta el miércoles en la noche, no aceptaba el certificado de origen, documento que libera la carga de pagar varios impuestos.

Ese certificado nace del Acuerdo de Enlace Parcial de Naturaleza Comercial, suscrito desde noviembre de 2011 por ambas naciones. Colombia, tras la reapertura comercial, lo estaba cargando en su sistema desde el inicio y a diferencia del sistema SiduneaWorld del Seniat, que empezó a cargarlo este jueves, en horas de la mañana, tras la denuncia que se hizo por este medio.

El tránsito de ciudadanos por el puente se observó este jueves más fluido. Las largas filas que se estaban registrando para ingresar a Colombia, mermaron significativamente. “Gracias a Dios, porque el sol es muy fuerte en esta zona”, dijo una sexagenaria mientras iba en dirección al vecino país.

Deysi Rosales viajó, este jueves, desde Barinas hasta la frontera con la visión de que el paso formal estaría abierto totalmente. No fue así, pues la reapertura es por fases, como lo han dejado por sentando las autoridades, y apenas se está cumpliendo con el primer punto: ¡Lo comercial!

Rosales suele hacer la ruta cada 15 días con el propósito de efectuar diligencias en Cúcuta. “Hoy me vine con mi hijo a comprar los útiles, ya que en los próximos días están comenzando clases”, puntualizó.

Las gandolas siguen cruzando tanto por el tramo de Ureña, como por el de San Antonio del Táchira. Toneladas de polietileno, vidrio, cartón y confitería han entrado desde Colombia. Venezuela ha exportado, sobre todo, aluminio.

Para este jueves, en horas de la tarde, está previsto que otro grupo de gandolas entre desde Colombia por el puente Simón Bolívar, a la par de la circulación de ciudadanos.

Aunque se había dicho que lo más probable era que el puente de San Antonio quedara solo para el paso peatonal, no ha sido así. Desde el lunes y hasta este jueves, ambos tramos han sido empleados para el tránsito de las tractomulas.

Los ciudadanos esperan mayor flexibilización: reactivación del paso de vehículos particulares, transporte público y la eliminación de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza.

“Ojalá y esas compuertas, algún día, sean retiradas del todo. Ahí sí hablaríamos de reapertura de frontera”, subrayó un transeúnte.

Desmantelan punto de atención para venezolanos en La Parada

Los módulos de atención de salud fueron retirados. (Foto: Jonathan Maldonado)

Los cubículos y carpas donde brindaban atención sanitaria a venezolanos en La Parada, en Colombia, fueron retirados días previos a la reapertura comercial de frontera, que se llevó a cabo el paso lunes, 26 de septiembre, en el puente internacional Simón Bolívar.

Las estructuras, que estaban ubicadas específicamente en uno de los patios de Migración Colombia y de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), fueron retiradas por las organizaciones internacionales encargadas.

En 2019, antes de la pandemia, era común ver esos cubículos atestados de migrantes que residían en La Parada y de venezolanos, con residencia en San Antonio del Táchira o Ureña, empleando los servicios.

Más de tres años tenían las carpas y cubículos, instaladas por orgazaciones internacionales como la Cruz Roja. El espacio quedó totalmente vacío, pues con la reactivación del comercio, al parecer, se requiere de puntos despejados para las gandolas.

Se desconoce si las estructuras fueron reubicadas en otros sectores. La Nación ha indagado con algunas fuentes y, hasta los momentos, no se ha obtenido información al respecto.(JM)

- Advertisment -
Encartado Publicitario