InicioFronteraUna mujer todo terreno

Una mujer todo terreno

1.800 views

Si pudiéramos resumir las siguientes líneas en una figura alegórica para hacer referencia a Carola Briceño, sin duda sería el ave fénix.

Astrid Anselmi

En cada desacierto o tropiezo esta mujer venezolana ha resurgido de todos los “comenzar desde cero” que le han tocado vivir y no se deja debilitar por las circunstancias.

Carola es una periodista oriunda del estado Lara, pero caraqueña de corazón. De esas que, con sólo nombrarle el Ávila, sus ojos brillan entre lágrimas de añoranza porque es un paisaje que ahora contempla en sus recuerdos, desde el exilio.

En Venezuela superó vicisitudes de toda índole, de salud, económicos, personales y hasta laborales que la hicieron forjar un fehaciente temple contra las injusticias, una de las virtudes que la ha caracterizado por más de 27 años en su trayectoria periodística.

Pero el mayor reto que enfrentó en su país fue la tiranía. El fruto de años de trabajo y ahorro le fue expropiado de la noche a la mañana. De un momento a otro, Carola y su hija ya no pudieron entrar a su hogar, ni siquiera para sacar sus más valiosas pertenencias.

Denunciar y querer recuperar lo que le pertenecía representó persecución y acoso por parte de funcionarios vinculados al caso, a tal punto que tuvo que mudarse de Caracas para resguardar su integridad.

Esta difícil situación hizo que Carola se replanteara la vida en Venezuela.

 2019: El año de la reinvención

En febrero de ese año, como muchos otros periodistas nacionales e internacionales, se trasladó a la frontera colombo venezolana para cumplir con la corresponsalía de lo que sería el paso de la ayuda humanitaria hacia Venezuela. La tensión y los hechos suscitados se tradujeron en la necesidad de informar y en su asentamiento en el Norte de Santander.

Aunque la intención era emigrar a Perú, no poseer los documentos de identidad que le fueron confiscados en su apartamento la convenció de ver a la ciudad de Cúcuta como una nueva oportunidad.

Ya tomada la decisión, además de su trabajo como corresponsal, invirtió el dinero del viaje en una micro empresa de venta de helados que, a su vez, le permitió generar fuente de empleo para otras personas, en su mayoría connacionales migrantes.

Todo marchaba muy bien, ella vendía helados en su casa mientras unos 12 empleados repartían incluso al otro lado de la frontera. Pero la ola del covid-19 llevó a la debacle su emprendimiento. La pandemia ha significado un lapso de aprendizaje y Carola no se escapó de los embates de esta crisis sanitaria.

Durante el confinamiento, los recursos generados se fueron esfumando al igual que su trabajo más estable.

El medio al que pertenecía fue vendido y su salida era inminente, pero sin la remuneración económica que por ley le correspondía tras cuatro años de trabajo. De un momento a otro, Carola no tenía fuente generadora de dinero y sus herramientas de trabajo como computadoras y celulares también se dañaron.

“Me quedé sin negocio y sin el trabajo fijo, pero me dije: de algún modo salgo de esta, algo me tengo que inventar”, fue la actitud que asumió en ese momento, como en cada situación adversa que se le ha presentado.

Pero el covid-19 también tomó turno en ese momento. Sola, en condición de migrante, contagiada, sin trabajo y sin recursos obligó a Carola a pensar, una vez más, qué hacer.

Las redes sociales, área en la que se ha especializado, fueron el salvavidas.

“En ese momento pensé: me muero de covid aquí sola o pido ayuda, una decisión nada fácil, pero me dije: si me voy a morir por lo menos que sea luchando y me decidí a pedir ayuda por Twitter”.

La publicación resultó en donaciones de varios usuarios. Medicinas y hasta un teléfono celular recibió. “Agradezco mucho a Dios por las personas que me puso en ese momento”.

Durante varios meses recibió ayuda de amigos y conocidos con los que pudo sustentar gastos de arriendo y comida.

Ya recuperada, Carola sale al ruedo y dispuesta a poner en marcha una idea que rondaba por su cabeza incluso antes de irse de su país: crear un medio para migrantes.

Desde el 2014, con el inicio del movimiento migratorio, la periodista se vinculó con el fenómeno que apenas iniciaba y organizó un evento llamado Expo Migra, con el que pretendía mostrarles a los venezolanos las oportunidades reales en distintos países afines a sus capacidades o profesiones y así, generar una migración más organizada. Estudiar era el estandarte de este proyecto. “Les insistíamos en la importancia de hacerlo porque era la mejor forma de emigrar”.

Pero al llegar a Colombia ve otras realidades urgentes de informar y, a su vez, brindar soluciones para los migrantes venezolanos.

Esto la motivó a acelerar su proyecto que, con el apoyo de amigos, lleva el nombre En Frontera, un portal noticioso que abarca las noticias más recientes de las zonas fronterizas de la región.

Sin embargo, la situación en el principal país receptor de venezolanos ameritaba otro tipo de cobertura traducida en inversión tanto en equipos como de capital humano.

Zona migrante

Un día cualquiera, de manera fortuita, se topó con la oportunidad que materializó el nuevo apartado de la página web.

Fue invitada como ponente a un evento, al menos eso creyó hasta que llegó al lugar del evento en donde se percató de que la “invitación” fue una confusión. Pero como cada momento debe ser vivido, Carola no dudó en presentar la ponencia que había preparado.

Su elocuencia y profesionalismo captó la atención de los asistentes y el interés de otros. Ese día, entre charlas, Carola comentó la nueva pretensión noticiosa y sin saberlo, lo hacía ante el representante de una organización financiadora que le comentó el concurso que había en curso para apoyar nuevas iniciativas.

Estaba a pocos días para preparar lo requerido e incluso, envió los recaudos casi al límite del tiempo, pero como bien dirían por ahí: “Lo que es para ti, ni porque te quites”. Su proyecto fue aprobado y ahora, mediante el apoyo de Internews, el programa Soy Digital de Facebook y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), los usuarios pueden consultar valiosas informaciones en #ZonaMigrante.

Con este espacio y bajo su propia pluma, Carola busca desvanecer la estigmatización y xenofobia hacia los venezolanos, siendo los migrantes en estatus irregular los que más sufren este tipo de ataques.

Abolir la imagen de una migración de prostitución y delincuencia es su misión, así como seguirse reinventando y “echarle pichón”, como ella lo dice, a cada reto que le siga planteando la vida.

- Advertisment -
Encartado Publicitario