Entre cantos y tertulias Coro Infantil Manos Blancas compartió con trabajadores de La Nación

557

Una sorpresa resultó ser la serenata de los jóvenes integrantes del Coro Infantil Manos Blancas quienes llenaron de alegría y frescura, las instalaciones de Diario La Nación este viernes en horas de la tarde, cuando se hicieron presentes para ofrecer un exquisito concierto, lleno de amor, ternura y calidad vocal.

El Coro Infantil Manos Blancas junto a la directora de Diario La Nación Omaira Labrador, en La Rotativa del impreso.

Junto a sus directores Dionny David Amaya y Katty Araujo, los niños, niñas y adolescentes, pertenecientes al Sistema de Coros y Orquestas venezolano, recorrieron cada rincón de Diario La Nación en una visita guiada, conducida por Omaira Labrador directora de este medio de comunicación impreso.

Con simpatía entre preguntas y respuestas, los pequeños artistas, compartieron en cada departamento, los pasos que se deben seguir para escribir una noticia, las diferentes fuentes informativas y las gráficas, que hacen los periodistas y los reporteros gráficos para hacer el periódico de cada día.

Conversaron sobre el Mundial de Fútbol con el periodista Homero Duarte Corona

Recorrieron desde el departamento de administración, pasaron por redacción, donde compartieron con diferentes periodistas. Luego fueron informados por la directora de las
actividades de la página web dirigida por el periodista Wilmer Castellanos y su equipo. En deportes, los recibió el periodista Homero Duarte Corona, quien les preguntó sobre el Mundial de Fútbol y con él entablaron una grata y jocosa conversación.

Durante la visita guiada , la directora Labrador explicó cada pasó intercambiando preguntas y respuestas con niños y adultos.

También compartieron con el jefe de Redacción José Luis Guerrero y con el periodista Daniel Pabón, quien recientemente recibió el premio Regional de Periodismo, por su dedicación a su labor.

Los integrantes de Manos Blancas pasaron al departamento de Diseño donde conversaron con uno de sus trabajadores Kevin quien les explicó con detalles el trabajo que todas las tardes realizan en equipo para lograr la buena distribución de noticias y gráficas de las diferentes fuentes informativas y la publicidad.

La Rotativa fue el regalo para completar el paseo instructivo e interactivo, en donde los niños, padres y representantes y profesores, compartieron cada momento entre información, preguntas y risas.

Finalmente la licenciada Omaira labrador les dio las gracias por su visita al único diario impreso del estado Táchira en este momento y que está próximo a cumplir 50 años el 23 de diciembre de este año.

Con todo el esfuerzo, dedicación y sacrificio, se trabaja para que se mantenga en las calles cada día y siga siendo un servidor en noticias para los tachirenses y en la página web para el resto del mundo.

El Coro Infantil Manos Blancas se concentró nuevamente en la sala de redacción con una serenata de seis temas bien acoplados entre voces y guitarra, además de la dedicada dirección de sus jóvenes maestros quienes con sabia conducción cautivaron a los presentes.

En la sala de redacción, cantaron los pequeños artistas, música venezolana y de otras partes del mundo.

“Este diario es un orgullo para nosotros porque es patrimonio de los tachirenses y esperamos que sigan saliendo y se fortalezcan cada día, porque somos testigos del trabajo de cada uno de ustedes, por este motivo hemos venido para darles esta muestra musical para que a través del arte de los sonidos, llevar un mensaje de esperanza para todos”, expresó Dionny Amaya, al inicio de la tarde musical.

Obras como: Quiero que haya Sol Siempre, Presagio, Hazme un Instrumento de tu Paz, ¡Oh Que Feliz!, Hallelujah y Capullito de Alelí, sobre salieron en el repertorio sutilmente seleccionado para una tarde llena de mejores noticias, entre cantos y dedicatorias.

Con la calidad artística de estos pequeños cantores, el personal de Diario La Nación quedó muy agradecido de tan ejemplar representación musical en el Táchira y los aplausos y felicitaciones no se hicieron esperar. (Texto y fotos: María Teresa Amaya)