Plástica entre el juego y la inocencia

282

“Momentos del hacer lúdico rescató el artista Gustavo Sánchez en su más reciente exposición  en el Ateneo del Táchira, luego de casi dos décadas de ausencia de esos espacios culturales.

El tema del juego y la inocencia y cómo todo ello se acopla al lenguaje plástico mismo, que  ha sido el leit motiv de esta muestra, en el que se vuelven a rescatar acontecimientos y objetos que pertenecen a la nostalgia, pero no por ello han perdido la frescura del fiat lux del que han procedido.

“Uno pinta cosas de lo que se ha vivido; tú no puedes hacer algo que no hace parte de tu existencia. Esos objetos que están en mi obra, de alguna manera forman parte de tu pasado; los tocaste, formaron parte de tu vida y son recordatorio de esos momentos en que de alguna manera ellos fueron protagonistas de tu mundo”.

Ese credo lo sostiene firmemente frente a sus creaciones; pero tal en modo alguno agota los secretos que ellas esconden y que es al espectador el que en últimas le corresponde descifrarlos.

Secretos que nos hablan de un  directo y actual mensaje que se solapa –a la manera del juego infantil del escondite- tras una aparente inocencia. Tenemos, por ejemplo, unos soldaditos en pasta amarrados y cubiertos de brillantina. Una asociación no difícil de emparentar en esta pequeña instalación que sirvió de introducción al conjunto.

Conjunto de cuadros que respiran esencia lúdica desde el mismo momento en que el artista se plantea los principios de composición de cada pieza, que en nada se desentiende del  observador y le permite entrar en un juego en el cual él también se libra de las ataduras cotidianas, de una manera estandarizada de ver.

Escenas de lo cotidiano, en que los cuadros mismos están presentes, acompañando a niños, animales –especialmente gatos- y juguetes, y nuestra mirada parece traspasar una ventana dirigida al patio donde estos juegos se desarrollan.

La guerra en forma de elementos ya inofensivos se exorciza, se transforma en las manos del niño de instrumentos de destrucción y dolor a objetos para divertirse y crear…

Freddy Omar Durán