martes 14 julio, 2020
Inicio Infogeneral ¡Use el tapaboca, o quédese en casa!

¡Use el tapaboca, o quédese en casa!

139 views

Aún hay mucha gente que no está convencida de los riesgos inminentes de contagio que significa la no protección, como el uso de tapaboca o mascarilla; guantes, lentes y la desinfectación frecuente. Ello ha contribuido según los expertos, a la propagación del virus


Humberto Contreras

 “ …Habiéndose cometido por algunos pueblos la imprudencia, a pesar de lo dispuesto por este Gobierno civil en la circular inserta en el Boletín de 25 del mes último, de celebrar las fiestas de la localidad, dando origen con ello a que se haya difundido rapidísimamente la epidemia entre el vecindario, creando con ello situaciones angustiosas para dichos pueblos, vuelvo a reiterar a los que todavía no estén convencidos del grave peligro que esto encierra, que se abstengan terminantemente de celebrar dichas fiestas o reuniones… Por tanto, estoy resuelto a castigar duramente, como ya se ha hecho en algún caso, a los incumplidores de esta disposición.

“Asimismo, recuerdo que la infección se propaga por las gotitas de saliva que despide el que habla, tose, etc. a nuestro lado, al ser respiradas por los que le rodean… Que se abstengan, en consecuencia, de permanecer en locales cerrados, mal ventilados, donde se reúne mucha gente, como tabernas, cafés, etc.,…”

Esta angustiosa y dramática proclama, fue emitida por Andrés Alonso López, gobernador de Burgos, España, el 4 de octubre de 1918, luego del escabroso repunte mortal de la pandemia de gripe española que, en su segunda ola, causó más de 50 millones de muertes.

Ya en aquella época no parecía ser tan difícil saber la razón: “los que todavía no estén convencidos del grave peligro que esto encierra…”, que no se protegieron ni tomaron las medidas de prevención, y salieron a disfrutar de las ferias del pueblo, contribuyendo a contagiar y a ser contagiados, y con ello, a abultar la cifra de muertes.

Las medidas son las mismas que hoy, un siglo después, las autoridades sanitarias y gubernamentales de cada país, recomiendan para ser aplicadas, pero también hoy, igual, son muchos los que no están convencidos de que, lo del codivi-19, es en serio. Y tal como hace un siglo, la pandemia continúa creciendo, por la ayuda que le dan los que no creen.

La expansión

La semana anterior, el director general de la OMS dijo que la pandemia de covid-19 «continúa acelerándose», con «un millón de casos señalados en solamente ocho días», mientras, en Brasil y Chile no parece aplacarse la contaminación, y en Venezuela, el gobierno ha dado reportes que muestran el crecimiento de la línea demográfica de infectados.

Pese a los esfuerzos científicos, no ha sido posible conseguir la vacuna salvadora, por lo que, hasta tanto se haga, la población debe acatar las medidas de protección, como el uso de mascarilla, de guantes y de gafas; el distanciamiento físico, y la desinfección con alcohol.

Estas medidas son requeridas para cuando una persona por necesidad, debe salir a la calle, pero lo más importante es evitar salir de casa si no es necesario. Las reuniones sociales, el caminar por un parque, en fin, las aglomeraciones, son una fuente de contagio, y todos lo saben.

Pero en las calles, en los mercados, en los comercios, de nuestra ciudad, se ve mucha gente sin el tapaboca, o inapropiadamente colocado, con la mayor indiferencia por el riesgo que corre de ser contagiado, o de contagiar a otras personas.

Por ello es importante recordar el llamado público que hizo hace cien años, el gobernador del municipio de Burgos, tratando de que la gente tomara conciencia de la real situación y amenaza que significa convivir con una pandemia que cunde apenas con la proximidad entre personas.

Eficacia Comprobada

La OMS ha tomado en cuenta numerosos estudios científicos para llegar a esta conclusión: distancia social, mascarilla y gafas son el mejor antídoto, de momento, para evitar el contagio del virus.

El virus, dicen los expertos, tiene poco que hacer si se utiliza bien la mascarilla y se mantienen las distancias de seguridad. Por ello, el uso de la mascarilla es casi obligado en espacios públicos cerrados y también en los abiertos donde sea imposible mantener una distancia de dos metros. Es, según cuentan los expertos, el mejor escudo contra el ataque del coronavirus.

Dicen, además, que lo más importante es que la gente comprenda que la mascarilla es incómoda, pero que tiene que acostumbrarse a ella “así como los niños se acostumbran a usar zapatos. Hay que ponérsela al salir de casa y no volver a pensar en ella. Lo mejor es olvidarse de que se lleva.

Debemos ser responsables con nosotros mismo y con los demás. Algo tan simple como una mascarilla, puede ayudar a prevenir que nosotros o alguien de los nuestros, resulte contagiado.

- Advertisment -