jueves 30 junio, 2022
InicioInternacionalBruja venezolana: la clave de la Policía para llegar hasta “Matamba”

Bruja venezolana: la clave de la Policía para llegar hasta “Matamba”

4.619 views

Dos meses y ocho días duró la fuga del antiguo líder de la Cordillera Sur, el grupo criminal de Nariño que tenía alianzas con miembros de la Fuerza Pública. El narcotraficante se había volado en marzo pasado de la cárcel La Picota, al sur de Bogotá.

Es la tarde del 26 de mayo de 2022. Dos comandos jungla de la Policía vuelven en un helicóptero a la base militar antinarcóticos de Mariquita, Tolima. Se ríen mientras dicen que apestan. Llevan varios días mimetizados haciéndole cacería a uno de los hombres más buscados por las autoridades y que se fugó en marzo pasado de la cárcel La Picota de Bogotá: Juan Larinson Castro, alias Matamba, líder criminal que lideraba la Cordillera Sur, filial del Clan del Golfo en Nariño. Finalmente, llegaron a él este jueves y, tras un combate, el narcotraficante, pedido en extradición por Estados Unidos, murió en su escondite.

Los dos uniformados, junto a otros seis de esa especialidad policial, llegaron hace unos días a una finca en zona rural de Cimitarra (Santander). Llevaban dos meses siguiéndolo y escuchando sus comunicaciones. Entre las interceptaciones que hicieron a las comunicaciones del narcotraficante resaltaban las conversaciones que tenía con una bruja venezolana, pues constantemente le pedía consejos sobre sus acciones criminales.

El dato se lo entregó la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, a la Policía colombiana y fue importante para ubicar a Matamba luego de que se fugara de La Picota, burlando a las autoridades colombianas. Según la Policía, el narcotraficante intentó distraerlos, porque tras su peliculesca huida de la cárcel amagó primero a que iba a salir por las vías del sur de Bogotá. Pero luego hizo un transbordo para salir por el occidente, por la calle 80 de la capital, con destino al Magdalena Medio, donde este jueves se reportó su muerte.

Fue así como, de a poco, fueron cercando al narcotraficante que, según la investigación en su contra, se alió con militares para sacar droga por el Pacífico nariñense. El expediente tiene a dos oficiales respondiendo ante los estrados judiciales: el general retirado Leonardo Barrero, excomandante de las Fuerzas Militares, y el coronel retirado Robinson González del Río, condenado por más de 40 falsos positivos y cuya permanencia en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), donde ha ventilado sus crímenes, pende de un hilo.

Este diario estuvo en la zona del operativo y en la finca, en la vereda Nutrias de Cimitarra, donde se refugió Matamba. Desde allí seguía en contacto con la bruja venezolana. La inteligencia policial señala que en la mañana de este 26 de mayo, el hombre salió muy temprano de ese inmueble, alrededor de las 6:30 a.m, y, a los pocos minutos, la Policía inició el operativo para dar con su captura. A las 8:49 de la mañana, el presidente Iván Duque trinó: “Quiero informarle al país que, en una operación de nuestra Policía, en coordinación con la Fiscalía fue neutralizado Juan Larinson Castro Estupiñán, alias Matamba”.

Al parecer, el narcotraficante intentó fugarse y atacó con una granada a los uniformados que estaban por capturarlo, con base en las órdenes judiciales que hay en su contra por delitos de narcotráfico. “Se dejó crecer la barba, se puso brackets y se colocó extensiones de pelo para distraernos. En un punto dudamos que fuera él”, señaló el general Ricardo Alarcón, cabeza de la dirección Antinarcóticos de la Policía y quien se desplazó hasta Cimitarra tras el operativo.

El alto oficial caminaba en inmediaciones del refugio de Matamba cuando señaló en el piso sangre seca. “Aquí cayó, teníamos información de que iba a salir de la zona en helicóptero y que podía estar moviéndose hacía Risaralda para luego continuar al sur del país, a su zona”, dijo el general Alarcón. Otros uniformados que custodiaban la finca señalaron que el narcotraficante estaba acompañando de un escolta y de los dueños de la finca, de quienes por ahora se desconoce su identidad. “El escolta salió con su moto, quería huir, es decir, lo abandonó”, aseguró uno de los policías que estuvo en el operativo en la finca ganadera en Cimitarra, municipio que colinda con Puerto Boyacá.

“Los comandos jungla lograban identificar a Matamba cada vez que buscaba señal en su celular en una zona alta de la finca en estas pequeñas montañas. Lo vimos esta mañana leyendo algo, no sabemos qué era”, sostuvo la Policía. Esas mismas montañas tuvieron que ser usadas por los periodistas que estuvimos en el lugar para lograr comunicación. Lo que dicen fuentes cercanas al caso es que quienes auxiliaron al señalado narcotraficante en la zona fueron personas del Clan del Golfo y que, por ahora, no se tiene evidencia que uniformados del Ejército hayan auxiliado en su ahora fallida fuga.

 

Vía El Espectador

- Advertisment -
Encartado Publicitario