Corea del Norte todavía es “una amenaza grave e inminente”, según Japón

161
POOL/AFP/Archivos / Tomohiro Ohsumi

Corea del Norte sigue representando “una amenaza grave e inminente”, consideró este martes en su informe anual el ministerio japonés de Defensa, pese a los progresos diplomáticos de los últimos meses.

El año pasado, este libro blanco fue publicado en un momento de fuertes tensiones con Pyongyang, por los disparos de misiles y ensayos nucleares. El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió entonces desatar “fuego y furia” contra el Norte.

Pero los Juegos Olímpicos de invierno organizados en Corea del Sur facilitaron un acercamiento espectacular que culminó con una cumbre histórica, el 12 de junio en Singapur, entre Trump y el dirigente norcoreano, Kim Jong Un.

Sin embargo, Tokio mantiene una posición inflexible: “no hay cambios en nuestra conclusión de la amenaza planteada por las armas nucleares y los misiles norcoreanos” para la seguridad de Japón, insiste el informe.

Esta amenaza, que sigue siendo “sin precedentes”, según el ministerio, “perjudica considerablemente a la paz y la seguridad de la región y de la comunidad internacional”, según el documento.

El ministro de Defensa, Itsunori Onodera, tiene en cuenta el “diálogo” establecido entre Corea del Norte y sus antiguos enemigos, pero subrayó que “no podemos ignorar el hecho de que, todavía hoy, Pyongyang posee varios cientos de misiles que ponen a casi todo el conjunto del territorio japonés a su alcance”.

En respuesta, el gobierno nipón refuerza sus capacidades de defensa con regularidad. A finales de julio, anunció una inversión de 3.600 millones de euros en los próximos 30 años para instalar y explotar el dispositivo terrestre estadounidense de intercepción de misiles, destinado a repeler un eventual ataque norcoreano.

Además, Japón reafirma también sus “vivas preocupaciones” respecto a las ambiciones militares y navales de China. Pekín “intenta modificar el statu quo a la fuerza” en la región, según el gobierno nipón.

China, alegando estar presente en el Mar de China Meridional desde hace más tiempo, reivindica numerosas islas y arrecifes de la zona, frente a las pretensiones de otros países vecinos (Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi) e instalando armamento en islotes que controla.

Por otro lado, en el Mar de China Oriental, Pekín le disputa a Japón las islas Diaoyu, administradas por Tokio bajo el nombre de Senkaku. AFP