EEUU pide a Maduro que revele el estado de los directivos de Citgo detenidos

322

En un comunicado, la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, dijo haber recibido numerosos informes contradictorios sobre el bienestar y el paradero de ‘los seis de Citgo’, nombre con el que se conoce a los directivos que fueron acusados de varios delitos de corrupción en Venezuela.

«Insistimos en que el antiguo régimen de Maduro proporcione una actualización inmediata sobre su estado», manifestó Ortagus en su nota.

De esa forma, como ya hizo anteriormente, Estados Unidos volvió a condenar “la detención y el trato ilícito de estos estadounidenses en manos de un régimen ilegítimo” y exigió la liberación inmediata de los directivos, entre los que figuran cinco ciudadanos estadounidenses y una persona con residencia permanente.

En las últimas horas, los familiares de los detenidos han comparecido ante diferentes medios de comunicación para pedir al Gobierno de Maduro que les ofrezca una prueba de que sus familiares siguen vivos.

Los detenidos son el expresidente de Citgo José Ángel Pereira y los exvicepresidentes Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Luis Zambrano, estos cinco últimos con nacionalidad estadounidense además de venezolana.

Los exdirectivos de Citgo fueron detenidos en noviembre de 2017 durante unas reuniones que la petrolera estadounidense celebró en Caracas.

Se les acusa de diversos delitos de corrupción, como malversación de fondos públicos, concierto de funcionario público con contratista, lavado de activos y asociación ilícita, entre otros.

Citgo, con sede en Houston (Texas), tiene tres refinerías en Estados Unidos que en conjunto procesan unos 750.000 barriles de crudo venezolano al día.

En enero, días después de que Juan Guaidó jurara ante la multitud asumir las competencias del Ejecutivo en condición  de encargado apegándose a la Constitución y lograse el reconocimiento de Washington,  impuso sanciones a Pdvsa que incluyeron el bloqueo de los fondos de Citgo con el objetivo de traspasarlos eventualmente a un nuevo Gobierno.

Guaidó se hizo así con el control de Citgo con el apoyo de Washington y designó a una directiva alterna a la de Maduro presidida por Luisa Palacios.