EEUU y Canadá parecen tener el TLCAN 2.0 al alcance de la mano

110
La ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, quien se reúne este jueves con el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, para intentar sellar el TLCAN 2.0. AFP / Saul Loeb

Un acuerdo entre Estados Unidos y Canadá para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) parece estar al alcance de la mano y los representantes de ambos países vuelven a reunirse este jueves con miras a cerrar un pacto antes de terminar la semana.

La ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, y el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, mantendrán un nuevo encuentro para intentar sellar el acuerdo, crucial para Ottawa y Washington, así como para el tercer socio, México.

Pese a las amenazas de Donald Trump de dejar afuera a Canadá tras anunciar el lunes un acuerdo con México, el presidente estadounidense y el primer ministro canadiense Justin Trudeau mostraron optimismo el miércoles y dijeron que un entendimiento entre ambos gobiernos estaba cerca.

La Casa Blanca planea notificar el viernes al Congreso su intención de entrar en un nuevo acuerdo de libre comercial a fin de cumplir con el aviso previo de 90 días que permitirá firmar el TLCAN 2.0 hacia el 1 de diciembre cuando México instale su nuevo gobierno.

Pero eso significa llegar a entendimientos entre Estados Unidos y Canadá en temas bilaterales espinosos, como la política canadiense de protección del sector lechero o el mecanismo de solución de controversias del TLCAN.

Los líderes de ambos países auguraron que el acuerdo está al alcance de la mano.

“Con Canadá creo que estamos marchando realmente muy bien” y “probablemente estamos en buen camino” para llegar al plazo del viernes, dijo Trump en un evento en la Casa Blanca.

“Creo que Canadá quiere llegar a un acuerdo”, añadió, aunque volvió a plantear la posibilidad de hacer un trato por separado con México.

La crucial fase de las negociaciones abiertas el martes se extendió hasta bien entrada la noche del miércoles y Trudeau dijo ser optimista en sellar un pacto antes de que termine la semana.

“Hay una posibilidad de llegar a un buen acuerdo para Canadá hacia el viernes”, dijo Trudeau. Sin embargo reiteró: “es mejor no tener un TLCAN que tener un mal TLCAN”

México allanó el camino al pactar un TLCAN 2.0 con Estados Unidos el lunes.

“Nuestros funcionarios están ahora reunidos y seguirán reunidos hasta muy tarde en la noche”, dijo la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland.

“A nivel ministerial convinimos en volver a reunirnos en la mañana del jueves para analizar lo que los funcionarios elaboraron en la noche”, dijo a periodistas.

Acuerdo de “alto nivel”

Si la Casa Blanca avisa al Congreso el viernes, tendrá entonces plazo hasta el 30 de setiembre para remitirle el texto final del nuevo TLCAN.

Los puntos centrales de fricción entre Washington y Ottawa incluyen principalmente la apertura del mercado canadiense de lácteos y cómo resolver las disputas comerciales entre los socios del TLCAN.

Negociadores de los tres países llevan un año tratando de modernizar ese tratado que rige desde 1994. Pero en las últimas cinco semanas, Estados Unidos y México buscaron resolver sin Canadá sus asuntos bilaterales; particularmente lo referido a la industria del automóvil.

Intercambio comercial entre los países del TLCAN. AFP / Nicolas RAMALLO

Algunos críticos dijeron que Canadá fue dejado de lado pero Freeland remarcó una y otra vez que se mantuvo en contacto permanente con sus contrapartes de México y Estados Unidos durante el verano boreal y que llegó a “un acuerdo de alto nivel con Estados Unidos”, en asuntos pendientes como automóviles y derechos laborales.

Freeland también se reunió esta semana con los negociadores de México que permanecieron en Washington luego de anunciarse el entendimiento con Estados Unidos.

La ministra elogió la voluntad de México de hacer difíciles concesiones en materia de comercio de autos y asuntos laborales; lo cual abrió el camino hacia un acuerdo trilateral.

Los “significativos compromisos que México preparó para apoyar a los trabajadores canadienses… prepararon el escenario para conversaciones más intensivas” para concluir el TLCAN.

El nuevo tratado incluye un mayor porcentaje de componentes de autos fabricados en el área, un requerimiento de que un porcentaje de los vehículos provenga de fábricas que pagan mejores salarios, mayores protecciones a los trabajadores y la provisión de mantener el tratado por 16 años y revisarlo cada seis.

Trudeau prometió no ceder a la demanda de Washington de alterar el sistema por el cual Ottawa establece cuotas y precios de producción para los lácteos y aplica elevadas tarifas a la importación de esos productos.

Pero Ottawa ofrecería a los productores estadounidenses de lácteos, un leve aumento de su participación en su mercado, tal como hizo con la Unión Europea en el acuerdo de libre comercio firmado el año pasado. En contrapartida, Ottawa espera que Washington haga concesiones en lo referente a los mecanismos de solución de controversias entre los tres socios.

AFP