Ejército de EEUU hace acusaciones específicas contra Irán por cargueros en el Golfo

158
Foto del carguero japonés "Kokuka Courageous", tomadas durante un tour organizado por la Marina de EEUU (NAVCENT) el 19 de junio de 2019. AFP / Mumen KHATIB

El ejército estadounidense hizo este miércoles en Emiratos Árabes Unidos, acusaciones más específicas contra Irán por el ataque al busque cisterna japonés «Kokuka Courageous», asegurando que halló indicios materiales y huellas dactilares que demostrarían la implicación de Teherán.

La embarcación resultó dañada el 13 de junio en el mar de Omán por una mina magnética «parecida a las utilizadas por Irán», aseguró el comandante de la marina estadounidense Sean Kido.

Sus expertos recuperaron huellas dactilares y de manos de las personas que colocaron esas minas, agregó en una conferencia de prensa organizada por la marina estadounidense en Fuyaira, el puerto de los Emiratos Árabes Unidos donde tiene una base naval y donde está anclado el «Kokuka Courageous».

«La mina magnética es reconocible y se parece en todos los aspectos a las minas iraníes visibles en los desfiles militares» en este país, afirmó el comandante Kido, que dirige el Task Group 56.1, especializado en los explosivos marinos en el Comando Central de las Fuerzas Navales de Estados Unidos (NAVCENT, por sis siglas en inglés).

El «NAVCENT estima que el ataque contra el ‘Kokuka Courageous’ y los daños que sufrió resultan del empleo de una mina magnética ubicada en el casco», afirmó. «Nuestro equipo llegó al lugar rápidamente y pudo examinar el emplazamiento donde la mina magnética fue ubicada y donde causó daños», agregó.

«Estos daños corresponden a aquellos causados por una mina magnética. Éstos no corresponden a aquellos que podrían causar un artefacto volador», indicó el funcionario.

La tripulación del carguero japonés le dijo a su armador, quien lo transmitió a la prensa en Japón, que había visto un artefacto volador no identificado que había hecho un primer intento de atacar la nave, antes de regresar tres horas después y golpearlo, causando un agujero en el casco y un incendio.

El carguero japonés «Kokuka Courageous» anclado en el Mar de Omán, el 19 de junio de 2019, durante un tour organizado por el Comando Central de las Fuerzas Navales de Estados Unidos. AFP / Mumen KHATIB

«La investigación continúa sobre los ataques a los buques ‘Kokuka Courageous’ y ‘Front Altair’, y hemos recuperado pistas biométricas, incluyendo huellas dactilares y huellas de manos, que podrían usarse en una investigación criminal», señaló el comandante Kido.

«El equipo recuperó los fragmentos causados por la detonación de la mina magnética, compuesta de aluminio y materiales compuestos», continuó el comandante Kido. «También logró recuperar un imán y la huella de otra mina», que no ha explotado y que fue recuperada, según Washington, por soldados iraníes a bordo de un buque, filmados de lejos por un helicóptero estadounidense.

«Los agujeros en el casco donde se colocó la mina, que no explotó, también son visibles», agregó. «La mina se colocó por encima de la línea de flotación, y parece que la intención no fue hundir el barco».

Agujero en el acero

Toma del agujero en el carguero «Kokuka Courageous», tomada el 19 de junio de 2019. AFP / Mumen KHATIB

Al margen de la conferencia de prensa, el ejército de Estados Unidos exhibió fragmentos de explosivos encontrados a bordo del barco, y luego permitió que los camarógrafos recorrieran el «Kokuka Courageous» en una de sus lanchas rápidas para filmar el Impacto en el casco.

El agujero en el acero, de forma rectangular, es claramente visible, justo por encima del agua, con rastros de manipulación y la chapa del agujero visiblemente dobladas hacia adentro.

Escoltado por un remolcador, el barco está rodeado por una barrera naranja flotante para detectar cualquier fuga.

La tripulación japonesa estaba a bordo del barco, anclado a 14 km de la costa de Fuyaira, pero no ha podido ser interrogada.

En Irán el ministro de Defensa iraní, el general Amir Hatami, rechazó «categóricamente» estas acusaciones.

El «Kokuka Courageous» anclado tras un incidente el 13 de junio, en una imagen tomada el 19 de junio de 2019 en un tour organizado por NAVCENT. AFP / Mumen KHATIB


«Las acusaciones formuladas contra las fuerzas armadas iraníes y la filmación publicada con respecto al incidente (…) no tienen sustancia, y rechazamos categóricamente esas acusaciones», declaró el general Hatami, citado por la agencia oficial iraní Irna.

En una reunión de gobierno, el presidente iraní Hasan Rohani dijo, según Irna: «Nuestras estrechas relaciones con Asia, Japón y China han llevado a algunos a atacar a los dos petroleros el mismo día en que el primer ministro japonés era nuestro huésped». El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se encontraba en Teherán el 13 de junio.

Las tensiones entre la República Islámica y Estados Unidos han ido en aumento desde que la administración de Donald Trump se retiró unilateralmente, en mayo de 2018, del acuerdo nuclear internacional iraní alcanzado en 2015 y reimpuso fuertes sanciones económicas.

El jefe de la diplomacia alemana Heiko Maas advirtió el miércoles en París contra un «riesgo de guerra» tras considerar como «grave la situación» en el Golfo, y al igual que su par francés hizo un llamado al diálogo de todas las partes. AFP